Hablemos sobre... #13: la literatura juvenil en las librerías

18 de abril de 2018

¡Hola ciudadanos! ¿Cómo lleváis este miércoles? ¡Espero que genial! Hoy, además de una nueva reseña que publicaré más tarde, quiero dejaros por aquí un nuevo debate sobre un tema que he visto recientemente por twitter a modo de pregunta. Como sabréis (y si no, os lo digo ahora), hace un año empecé mis prácticas de ciclo superior en una librería de la ciudad, donde pude meterme en los entresijos de lo que es el sueño de muchos y muchas y descubrir la manera en la que tratan los diferentes tipos o géneros literarios que venden. Así pues, hoy os quiero hablar de mi visión sobre cómo se trata la literatura juvenil en librerías (al menos, en la que yo estuve).


Entras a una librería. El olor a libro nuevo, a páginas abiertas rozando el aire, a páginas más gastadas por el tiempo. Ves pilas de libros amontonados en mesas, filas de libros colocadas en las repletas estanterías que inundan el lugar, un sitio que te pone el vello de punta nada más entrar. Los títulos y autores, Gabriel García Márquez, Margaret Atwood, George Orwell, Jane Austen. Caminas por el lugar, ves libros de poesía, novelas gráficas, históricas, de política y economía pero, ¿dónde está la literatura juvenil? Y, allí, al final del pasillo, lejos de la entrada, ves al fin un rincón dedicado a ella, diminuto si lo comparas con el extenso volumen de literatura enfocada a un publico más adulto que acabas de dejar atrás. Siempre nos rodeamos de preguntas como, ¿por qué los jóvenes no leen? ¿por qué la literatura juvenil no se vende tanto? ¿por qué en mi tienda no vienen jóvenes a consumir literatura? Y yo me pregunto, ¿qué haces tú, como librero/a para atraer a esos jóvenes que tanto quieres ver? Respuesta: prácticamente nada.

Estuve tres meses y algo más trabajando en una librería muy, pero que muy concurrida. Se hacían presentaciones, eventos, teatros, conciertos, exposiciones. Sí, había bastante gente por aquí y por allá. El problema es que este tipo de actividades sólo atraía a un publico adulto ya que todas, o el 90% de estos eventos, tenían como publico objetivo a este tipo de consumidor. No se hacía nada llamativo o interesante para que los jóvenes pudieran ir, se sentasen y descubrieran ese pequeño rincón lleno de ricas historias para poder introducirse en ellas y conocerlas. Creo que, en parte, esto de dejar a la literatura juvenil olvidada al fondo de la librería, sin querer hacer nada con ella, es por la idea que muchos y muchas tienen en mente de ella: no es de calidad, esa historia seguro que está llena de clichés ñoños, no vale la pena centrarse en este libro porque no es comparable a los grandes de la literatura... y más cosas así. Vale, cada autor/a es único. Vale, dentro de la literatura juvenil te puedes encontrar libros con muchísima calidad narrativa o, por el contrario, nada de calidad. Es cierto que los autores clásicos son como dioses para muchos y muchas pero ellos también empezaron en algún momento y, seguramente, no todo el mundo apostaba por ellos o ellas. ¿Por qué entonces a la literatura juvenil no se le trata también así? ¿Por qué no se le da una oportunidad? ¿Por qué nos quejamos cuando decimos que los jóvenes no leemos (mentira, sí que leemos y muchísimo), y no hacemos nada para remediarlo?

Ojo, no hablo de todas las librerías del mundo, sólo de las que yo he visitado y en la que he estado metida a lo largo de tres meses muy largos. Uno de mis objetivos cuando llegué y comencé las prácticas era revivir esa parte, la de los jóvenes entrando a una librería. El problema es que también me encontraba mucha reticencia. Se "ayudaba" más a esas actividades que siempre atraían al mismo público y dejaba atrás al joven. Es más, llegué incluso a ver que, dentro de las recomendaciones que se hacía, ningún libro era de literatura juvenil. O bien eran libros para un publico mucho más adulto (no digo que estos libros sean únicamente para un publico adulto, hay muchos jóvenes que encuentran más entretenimiento y enriquecimiento leyendo libros que tiran más a lo histórico y lo político), o bien eran recomendaciones de libros infantiles. Y aquí planteo yo otra pregunta: ¿es beneficioso para la literatura juvenil estar anclada a la infantil? Pensad. Literatura infantil y juvenil. Casi todas las editoriales las meten dentro del mismo saco cuando son dos cosas completamente diferentes: enseñan otros valores, difunden otros mensajes, tienen más o menos madurez en los temas de los que hablan. Y podría nombrar más cosas. Así pues, cuando se hace recomendación de libros infantiles, ¿ahí se mete ya también el juvenil? ¿Aunque estés recomendando un libro para niños y niñas de siete años, por ejemplo? ¿Es por eso que la literatura juvenil está como olvidada para los libreros/as? ¿Por que hablan más de libros infantiles y ya encasillas lo juvenil ahí dentro y, por tanto, no se esfuerzan en darle un énfasis mayor a lo segundo?

Sea como sea, la literatura juvenil en librerías está mal tratada. No se le da protagonismo, suele estar al final de la librería o incluso en el segundo piso, si la librería lo tiene, donde poca gente va, como diciendo que no interesa. No se anima a los jóvenes a acercarse y, cuando alguien lo intenta, encuentra bastantes dificultades (experiencia personal). No es que los jóvenes no leamos o no visitemos librerías. Simplemente la labor de muchos y muchas es tan escasa que no se sientan a pensar en hacer algo para motivarlos. Sí que se lee, el problema es que la literatura juvenil desgraciadamente se suele asociar con lo que he dicho arriba, no es de calidad, cuando no es verdad. Un libro para adultos puede ser un petardo y un libro para jóvenes puede ser una gran joya. ¿Leemos mal? No. Leemos lo que nos gusta y lo que queremos, aquello que también tiene calidad. ¿Los jóvenes no leen porque se dedican a leer libros que no están firmados por los grandes autores contemporáneos? Sí que leemos, solo que el estereotipo que conlleva lo que leemos te hace creer que no lo hacemos porque, para ti, eso es no saber leer. Entonces, ¿qué se debería cambiar en un primer momento?

7 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Totalmente de acuerdo. Ya no leo tanta literatura juvenil como antes pero es porque he encontrado otro tipo de historias que ahora mismo me gustan más, aunque no por eso pienso que sea mala o que no vaya a volver nunca a ella, de hecho sigo leyendo libros juveniles que me llaman la atención.
    Y yo también pienso que en las librerías está muy mal tratada, la sección para libros juveniles es muy pequeña, se le da poca visibilidad, está siempre o muy a menudo asociada a la infantil cuando no tienen nada que ver... en fin. Creo que si los jóvenes no leen tanto como a la gente le gustaría, es en parte porque los adultos no hacen nada por motivarlos a leer. NADA. Y, yéndome un poco del tema, pongo de ejemplo las lecturas obligatorias en el instituto. Es cierto que en el primer año tuve una profesora que me gustó muchísimo porque nos hizo leer a Laura Gallego. ¡Genial recomendación! Pero durante los años siguientes me hicieron leer cada soponcio y cada chorrada que alucinas... y yo ya tenía algo de criterio porque leía mucho por mi cuenta. Pero vamos a ver, alma mía, si tú quieres fomentar la lectura entre tus jóvenes alumnos, ponles una lectura que les vaya a llamar la atención... es que mira que hay libros juveniles decentes, pues te lo juro que durante la ESO yo creo que mi profesor tuvo que elegir los PEORES PEORES, de esto que eran aburridísimos, que te dormías leyéndolos.

    En fin, ya dejo de darte la chapa jaja
    ¡besos!

    ResponderEliminar
  2. Estoy completamente de acuerdo. La literatura juvenil está mal tratada y mal clasificada, asociarla con la infantil es un error. Mi madre siempre ha sido amante de la literatura histórica y recuerdo que cuando tenía unos 14 años me daba libros de Carlos Ruiz Zafón y Ken Follet, lecturas que me gustaron, pero de las cuales yo me perdía mucho contenido porque no lo entendía con esa edad. Además a mi me apasionaban los dragones, las leyendas, la fantasía, siempre pedía libros de fantasía y ciencia ficción porque me volvían loca con esa edad. Ahora con 25 también me vuelven loca, pero además soy capaz de disfrutar literatura histórica, clásicos y la literatura juvenil sigue siendo de mis favoritas.
    Debo decir que en mi ciudad hay una librería que tiene una sección muy apañada de libros juveniles y saben diferenciarla bien de las lecturas infantiles. Pero he ido a otras en las que en la sección de juvenil me encontraba con libros del Barco de Vapor para niños de 9 a 11 años y más por el estilo, era un poco decepcionante.
    Como comenta Irene arriba, es importante inculcar una literatura adecuada a cada edad, también me pasó que una profesora de lengua nos dio a elegir los libros un año, y en lugar de leerme los 3 típicos tostones que suelen mandar (como las adaptaciones del Quijote o la Celestina) me llegué a leer 16 libros a lo largo del curso que yo escogí entre los que estaban Harry Potter y algunos de Laura Gallego.
    Creo que lo principal es incitar a los jóvenes a leer lectura apasionante, adentrarles en el mundo de la lectura con libros que les gusten y les enganchen. Pero que no perciban la lectura como algo aburrido que se hace por obligación. Y posteriormente habría que darle otro enfoque a la lectura juvenil, algo que revalorizara su prestigio.

    Te dejo, que me enrollo como las persianas, es un tema fantástico para debatir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. UN ENORME RETWEET A ESTA ENTRADA, SANDRA !!!!
    OMG OMG OOOMMMMMGGGGGG
    <3 <3 <3

    ResponderEliminar
  4. Hola :)
    Sin duda tienes mucha razón, a veces cuando he entrado en algunas librerías me he vuelto loca buscando algún libro juvenil, cierto que X sagas famosas te las ponen en la entrada muchas veces pero en general están al fondo, escondidos y si quieren que la gente joven lea deberían mostrar aunque sean más libros en el escaparate (que no sean siempre las 4 sagas famosas) para de alguna forma llamarle su atención
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Hola ^^
    Totalmente de acuerdo y no solo es que no se fomente, es que si preguntas te miran raro jajajaja y como lectora de juvenil de y romántica adulta me llevo siempre las miradits raraas cuando esa persona tal vez en un año se lee dos libros "válidos" y yo me leo 100 pero no hombre... Es que lo mío no es cultura, así como van a fomentar la lectura si te critican por lo que lees? Si hay secciones medio escondidas en las librerías? Si preguntas y te miran raro? Así no fomentan una mierda xD

    ResponderEliminar
  6. Creo que es justo al revés. Está demostrado estadísticamente que en España quienes más leen son los jóvenes, sobre todo las mujeres. Precisamente por eso los libros juveniles están al final o en el segundo piso. ¿Por qué? Muy sencillo, es una estrategia de marketing.
    Los libros para adultos y los bestseller están dirigidos a lectores causales, es decir, la típica persona random que no lee habitualmente pero que quiere una novela famosa o un thriller absorbente para el tren o el avión. Por eso tienen que tenerlos delante, para que los vean y compren, porque no se van a quedar mucho en la librería y van a lo que van.
    En cambio, como el lector joven es lector seguro y va a ir a propósito a buscar nuevos títulos, se le hace pasar antes por toda la librería para que pueda ver ante sí libro que no son su género habitual y sentirse tentado por las portadas o los títulos. Vamos, que cuantas más vueltas tengas que dar para llegar a la sección juvenil, más posibilidades de que antes de llegar veas otros volúmenes que te llamen la atención.
    Es el mismo sistema de cualquier gran superficie, que los artículos más vendidos y populares siempre están al fondo para que tengas que pasar delante de las chorraditas, a ver si te pica el consumismo o la curiosidad y los compras.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!
    Estoy totalmente de acuerdo con lo que mencionas sobre la literatura juvenil en las librerías. Simepre suele estar en un sitio bastante apartado, en el caso de las librerías de mi ciudad, suele estar en la planta -1 y en un rincón. Y lo de fomentar la lectura y todas las bonitas palabras que intentan decir son mentiras porque la lectura empieza en esos libros que están dejando apartados y casi escondidos, además de que esos autores están empezando y se les está medio despreciando.
    Creo que para que de verdad aumente la gente que lee, se deberían arreglar estas cosas. Si no, seguiremos igual.
    Besoss

    ResponderEliminar

¿De verdad? ¿me vas a dejar un comentario? *O* ¡Muchísimas gracias! Eso sí, no puedo dejar que pongas cualquier cosa y, es por ello, que hay unas pautas que se deberían seguir:

1- Permito algún comentario con enlaces a tu blog, pero solo UN COMENTARIO. No vale que me pongas tu blog en todos los comentarios que me vas dejando. Por supuesto, a los comentarios que solo se dedican a poner "Hola! Me he abierto un blog nuevo, ¿me sigues?" no les haré caso.

2- Como es normal, no todos podemos tener los mismo gustos. Este blog contiene reseñas de libros y, con ellos mi opinión. No todos vamos a pensar igual, por eso pido que respetes la opinión de los demás. Si a ti te encanta un libro y a mi no, lo tengo que decir, pero no permito que se me falte el respeto y tampoco a otros visitantes porque haya dicho algo que no te gusta. Esto es así y hay que aceptarlo, te guste o no.

Y ahora una aclaración:

Leo todos y cada uno de los comentarios que me dejáis, pero si no respondo es porque sois bastantes y me llevaría mucho tiempo hacerlo. Me paso por vuestros blogs diariamente para comentaros en vuestras entradas. Si no me veis, perdón porque os habré saltado sin querer, ya que no puedo estar pendiente de todos, pero intentar, lo intento.

¡A dejarme un lindo comentario! >.<