31 de julio de 2019

HBO se hace con los derechos de Circe de Madeline Miller

5:05 p. m. 10
Madeline Miller es una escritora más que conocida dentro de la literatura que mezcla historia con mitología. Uno de los libros más sonados y conocidos es La canción de Aquiles, basada en la historia de Patroclo y del propio Aquiles. Y, a principios de año, llegaba a España Circe, uno de los libros más leídos y aclamados de los últimos meses y que llegaba como una versión moderna del mundo de la mitología griega contada desde la poderosa perspectiva feminista de la diosa Circe, que se transforma de una torpe ninfa en una bruja formidable, capaz de desafiar a dioses, titanes y monstruos.

Bajo esta premisa, era de esperar que alguna compañía pusiera los ojos en una historia que tantos aplausos ha generado, siendo HBO la que finalmente, y tras un largo proceso de adquisición de los derechos, ha conseguido ganar la batalla para llevarse a casa una adaptación que, ya, apunta a ser una de las grandes apuestas  futuras de la cadena.


Tal y como informa Deadline en exclusiva, por ahora será una sola temporada de ocho capítulos la que de vida en la pequeña pantalla a los personajes e historia escrita por Madeline Miller. Así mismo, dentro de este proyecto da podemos dar nombres como Rick Jaffa y Amanda Silver, que serán los encargados de escribir el guión de la serie. "Circe cuenta una historia épica de amor, pérdida, tragedia y conflicto inmortal, todo a través de los ojos de una lente femenina feroz", dice Sarah Aubrey, directora de contenido original de HBO. "He sido una fanática desde hace mucho tiempo del trabajo de Rick y Amanda y de su capacidad para construir simultáneamente mundos imaginativos épicos mientras creamos personajes dinámicos y llenos de emoción. Junto a Peter Chernin y Jenno Topping, tenemos el equipo soñado para dar vida a Circe ".

Circe llegaría a HBO en la primavera del próximo año 2020. ¿Qué os parece esta noticia? ¿Os hace ilusión?


29 de julio de 2019

Reseña 'La ladrona del diablo' de Lisa Maxwell

6:49 p. m. 4
¡Hola ciudadanes! ¿Qué tal estáis? ¿Cómo habéis empezado la semana? Espero que mejor que yo porque ya se me han acabado las vacaciones y hoy he regresado al trabajo y estoy ahora mismo que no me puedo ni quiero moverme del sofá de lo cansada que estoy... Ay. Pero bueno, esto es algo que hay que hacer sí o sí, por lo que espero que a lo largo de la semana vaya cogiendo más fuerza 🤣 Y, como vuelvo a la rutina, hoy no me queda más remedio que dejaros una nueva reseña de un libro que, DIOS MÍO, ha sido una de las lecturas más largas que he tenido en mucho tiempo. Y no, no es porque ha sido una lectura demasiado aburrida. Todo lo contrario. La ladrona del diablo llega como la continuación de El Último Mago y, jolín, la he disfrutado bastante... solo que poco a poco. Pero bueno, lo que cuenta es que ya lo he acabado (aunque ahora me quedo con la necesidad del tercer libro, lloro), y que ya podéis leer mi opinión. Pero antes...
Título: La ladrona del diablo
Título original: The Devil's Thief
Trilogía/Saga: Sí
Autor: Lisa Maxwell
Editorial: Puck
Páginas: 704
Precio: 18€
ISBN: 9788492918683

SINOPSIS:
Buscad las gemas. Cuidaos de la Ladrona. Vengad el pasado. Los padres de Estrella han sido asesinados. Le han robado su vida. Y todo lo que sabía sobre la magia era mentira. Creyó que el Libro de los Misterios era la clave para liberar a los mageus de las garras de la Orden, pero el peligro que contenían sus páginas era mayor de lo que jamás hubiera imaginado. Ahora, el violento poder del Libro vive en el interior de Harte. Si no consigue controlarlo, destruirá al mundo para cobrarse su venganza, y usará a Estrella para lograrlo. Para limitar el poder, Estrella y Harte deben rastrear cuatro gemas elementales dispersas a lo largo del continente. Pero el mundo fuera de la ciudad no es en absoluto como lo imaginaban. Hay mageus al otro lado del Umbral que no están dispuestos a vivir en las sombras… y la Orden no es la única que se ha propuesto someterlos. En St. Louis la extravagante feria mundial oculta la primera gema. Pero un viejo enemigo busca cobrarse venganza al tiempo que empieza a surgir un enemigo nuevo. Y en Nueva York, Viola y Jianyu deben derrotar a un traidor en una ciudad al borde del caos. Mientras el pasado y el futuro colisionan, el tiempo se agota para reescribir la historia… incluso para una ladrona que viaja en el tiempo.

La vida de Estrella ha sido siempre una mentira. Nació en el pasado, pero fue arrastrada a vivir en el presente. Los padres que tenía en mente eran solo un engaño, descubriendo una terrible verdad. Y, además, todo por lo que ha estado luchando no era más que la avaricia de una persona que se esconde tras una máscara de más mentiras. Estrella se ha quedado sola, sin poder confiar en ninguna de las personas que siempre ha sentido como familia. Pero también sabe qué es lo que tiene que hacer. Vengarse. Para ello, regresar al pasado es fundamental. Y, aunque Harte puede ser una terrible distracción, estar junto a él es la única posibilidad de recuperar los artefactos que pueden darle el poder que necesita para revertir todo el daño que se ha causado y, de paso, terminar con el reinado de un enemigo inesperado. Sin embargo, recuperar los artefactos se va a convertir en algo mucho más complicado cuando en su camino se interponga un antiguo conocido dispuesto a arrastrarla a ella y a Harte  a un lugar donde jamás volverían a ser libres,,, si es que no los asesinan antes. A través de un viaje y cambio inesperado, Estrella y Harte deberán estar más cerca que nunca el uno del otro si lo que quieren es conseguir el billete que los devuelva a casa de nuevo. Pero Harte guarda en su interior un terrible secreto, un poder oscuro que se va haciendo más y más fuerte a medida que pasa el tiempo, más consciente cada vez que se acerca a Estrella, dispuesto a desbaratar todos sus planes y salir hacia la superficie. En una carrera a contrarreloj, Estrella y Harte deberán descubrir qué significa el uno para el otro pero, sobre todo, deberán de decidir qué es lo que quieren sacrificar con tal de conseguir lo que más desean.

Lectores. Lectoras. Os presento la que, por ahora, se está convirtiendo en una de mis trilogías preferidas. Rebobinemos. A finales del año pasado llegaba a España El Último Mago, el inicio de una trilogía trepidante con personajes muy conseguidos y reales, una pluma magnífica plagada de detalles y de vida, con viajes en el tiempo y una trama enredada entre diferentes épocas que, sin poder remediarlo, me conquistó. Con el buen sabor de boca que me dejó este primer libro, no es de extrañar que tuviera demasiadas ganas de leer su continuación, La ladrona del diablo, teniendo una segunda parte que, si bien es cierto que se nota un cambio de registro, sigue siendo una historia espectacular.

Volviendo a usar una narración en tercera persona, lo que siempre me han gustado de estos libros es el cambio constante que se va a vivir entre épocas y personajes, teniendo desde el primer momento una lectura muy fluida y con gran movimiento, de un lado para otro, siempre ofreciéndonos nuevos detalles, nuevas incorporaciones y nuevas cositas que, de alguna manera, van a influir en el camino de los demás para alterarlo de buena o, en el mayor de los casos, mala manera. La ladrona del diablo no tarda casi nada en arrancar, unos primeros capítulos que parten poco después de los últimos acontecimientos que nos dejó El Último Mago, empapándonos rápidamente de ese Manhattan extraño y oscuro, peligroso y lleno de gangsters que, os aseguro, van a dar mucha pero que mucha guerra. Os aviso desde ya que es un libro muy denso con el que hay que tener bastante tiempo para poder dedicarle, pero también os digo que va a ser una lectura inolvidable que va a estar plagada de elementos que van a darle a todo el libro un juego de rivalidades, intelectuales y plagado de dinamismo que va a ser una delicia estar presente dentro de todo este tablero que se va a ir abriendo y moviendo por todos lados. Siempre va a haber algo a lo que engancharse, sintiéndole muy bien a la historia esos cambios constantes entre perspectivas, dejándonos no solo con una trama principal sino con diferentes subtramas que se van a ir entrelazando las unas con las otras y que aportarán, cada una de ellas, un diferente nivel de emoción, de acción, un ritmo más o menos pausado, explorando por diferentes escenarios de una ambientación que se va expandiendo más y más, caminando entre dos momentos muy bien dispuestos y diferenciados que nos van a dar una dosis de tensión espectacular con la que siempre vamos a estar andando, dejándote con la sensación de estar ante algo peliagudo, de tener que mirar cada dos por tres por encima del hombro creyendo que están a punto de atraparte, luchando no solo con aquello que se va a poner delante para impedirnos el paso, sino también con una zona interior de cada personaje que ha sido también el soplo de aire fresco perfecto para desconectar de vez en cuando dentro de una lectura extensa y que puede llegar a abrumar del montón de cosas que va a tener. El pasado se unirá con el presente y el posible futuro dentro de una historia que, como digo, está muy bien pensada y ejecutada. Cómo la autora es capaz de meter cosas que, a simple vista, no parecen relevantes para luego afectar de manera desastrosa el destino de alguien. El llamado efecto mariposa. Cómo va ampliando un buen cartel de personajes que se van haciendo más y más reales y próximos a ti, sufriendo con ellos, añadiendo nuevas posibilidades, nuevos diálogos increíbles, esos giros argumentales que volverán a darle una vuelta a la trama para apuntar hacia otra dirección, sabiendo Maxwell perfectamente cómo mover cada una de esas fichas dentro de su propio tablero. 

Algo genial que tiene, hasta ahora, la trilogía, es su abanico de personajes con sus sueños y demonios personales, sus miedos y sus aspiraciones, su manera de ser y de comportarse. Todos y cada uno de ellos van a tener su nombre y su personalidad tan marcada que jamás se van a confundir los unos con los otros. Y en La ladrona del diablo vamos a ver mucho más de algunos que ya conocimos en el libro anterior. Si bien es cierto que las subtramas que ofrecen Jianyu y, sobre todo Viola, no me han parecido demasiado relevantes o con gran peso, he agradecido tener una visión mucho más profunda en ellos y ver el mensaje que quieren lanzar o lo que representan dentro de una sociedad que sigue siendo machista, racista y etnocentrista. La ladrona del diablo es el puente del cambio después de todo lo que sucede en El Último Mago, donde los reproches y la desconfianza están al pie del cañón. Donde ya nada es lo que parece y hay que buscar la venganza por otros sitios. Ese cambio se ha notado mucho, dejándonos un aura algo más incómoda pero que, igualmente, he disfrutado. Las idas y venidas, los momentos en los que parece que todo va bien para que salga algo y trastoque lo conseguido para dificultar y mucho la llegada hasta la meta. El uso de personajes secundarios ha sido tan gratificante, tan bien planteado que, de nuevo, aplausos infinitos a la autora. Van a salir a la luz movimientos sociales muy interesantes como consecuencias de las decisiones que se tomaron a raíz de algo que sucedió por accidente, teniendo protagonismo uno en concreto que, para simplificar, diré que tenían una misión a desarrollar sorprendente con la que la van a liar mucho mucho. Además, entre medias de esto se va a desarrollar el gran peligro que va a ir naciendo poco a poco, algo inesperado y que se va a convertir en un toque muy diferente a todo lo que se estaba viendo por ahora, llegando a sorprender y poner realmente el vello de punta al ver lo peligroso que se va a volver todo por algo que, desde el comienzo, ni siquiera ha tenido importancia. 

Si ahora mismo tuviera que elegir entre éste libro o El Último Mago, creo que elegiría el primero. ¿Por qué? El Último Mago fue un auténtico descubrimiento que me devolvió una trama de viajes temporales que ya tenía olvidada y que, desde siempre, me han encantado. Disfruté mucho de una trama muy bien elaborada, con sus sorpresas y tejemanejes y, aunque La ladrona del diablo ha sabido ser una segunda parte más que aceptable, creo que pierde algo de encanto. He sentido que la trama me ha sido más pesada y abultada, no teniendo esa conexión con ella que tuve con el primer libro, haciendo que en numerosas ocasiones me despistara pensando en otras cosas y estuviera leyendo in realmente estar leyendo. Eso también se debe a que, pienso, hay muchas escenas que no aportan nada y que son más de relleno que otra cosa, abultando demasiado un libro que, ya de por sí, hay que leerlo con mucha lentitud. Junto a esto, también ha habido cambios en mis perspectiva con Estrella que no me han gustado. En le primer libro no me pareció un mal personaje, es más, me gustó. Pero en este ha pecado de ser demasiado inteligente y de ser demasiado cabezota. Me ha sacad de quicio en muchas ocasiones, poniendo en peligro a los demás con tal de hacer por leches lo que quiere, siendo más un estorbo que otra cosa. No he entendido demasiado bien a qué se debía tanta resistencia en ella, incapaz de escuchar, incapaz de ver que existen más decisiones a parte de las suyas que, evidentemente, van a salir mejor. Pues nada, erre que erre con lo que ella diga. Lo contrario me ha sucedido con el personaje de Nibsy que, aunque sigue siendo un personaje a quien llegas a odiar, esperaba más aparición de él. Se ha quedado algo alejado a lo que esperaba encontrar después de lo que pasó al final de El Último Mago, pero ha sido más la transición del personaje como nuevo dueño de la banda de Dolph que otra cosa, dejándonos, eso sí, el claro mensaje de que algo gordo está tramando y va a llevar a cabo en el tercer y último libro.

En resumen, La ladrona del diablo ha sido una segunda parte exitosa. Los viajes en el tiempo vuelven a ilusionar y, gracias a la pluma de la autora, esta lectura va a ser una montaña rusa de la que no vas a querer bajarte en ningún momento. Buenos personajes, nuevos peligros y nuevas misiones, nada de lo que sucede lo vas a esperar, una lectura apasionante y plagada de sorpresas y de giros que, gracias al dinamismo y a los cambios entre años y perspectivas, van a dejar una continuación muy bien ejecutada y que apunta a mucho más de cara al siguiente libro que está por venir.


¡Muchas gracias a Puck por el envío del ejemplar!