Reseña 'Traición en Izman' de Alwyn Hamilton

15 de enero de 2018

¡Hola ciudadanos! ¿Listos para arranca una nueva semana? Hoy os traigo la que va a empezar el 2018 de reseñas por el blog, mi opinión de Traición en Izman, la que ha sido mi última lectura. Se trata de la segunda parte de la trilogía que empezó con El Desierto en Llamas, un retelling de Las mil y una noches que está publicando Destino en nuestro país. El primero me encantó al final, así que tenía muchísimas ganas de seguir con esta historia, que me sigue conquistando a cada capítulo y página que leo. Ha sido una segunda parte que he logrado disfrutar también, así que os dejo por abajo mi completa opinión de este libro. Pero antes...






Título: Traición en Izman
Título original: Traitor to the Throne
Trilogía/Saga: Sí
Autor:Alwyn Hamilton
Editorial: Destino
Páginas: 464
Precio: 16,95€
ISBN: 9788408177227
SINOPSIS: Ha pasado casi un año desde que Amani y los rebeldes ganaron su batalla épica en Fahali. Amani se ha convertido en un mito vivo gracias a sus poderes y a su reputación como Bandido de Ojos Azules. El mensaje del Príncipe Rebelde se ha extendido por todo el desierto, e incluso hay quien dice que la situación se ha descontrolado. Pero cuando un encuentro por sorpresa se convierte en un secuestro brutal, Amani descubre que ha sido traicionada de la manera más cruel.


La pistolera Amani al 'Hiza huyó de su ciudad natal montada en caballo mítico con el misterioso extranjero Jin, buscando solo su propia libertad. Siguiendo su estela, ahora ella está luchando para liberar a toda la nación del desierto de Miraji de un sultán sediento de sangre que mató a su propio padre para capturar el trono. Pertenecer al bando rebelde, y luchas para devolverle a Miraji el sultán que tanto necesita, y que es por derecho, hace que Amani, y todo lo que está a su alrededor, esté en constante peligro. Después de una misión de rescate, Amani es secuestrada y, pronto, se encuentra metida en el epicentro del régimen, el palacio del sultán, desde donde ha decidido derribarlo. Tener una oportunidad de estar al lado del enemigo, sin que el sultán sospeche nada, debería de haber sido el golpe final que la rebelión necesitaba. Pero Amani obedece sin poder resistirse a las órdenes que el sultán le da, enfrentándose a un harén que la quiere ver destrozada y muerta. Mientras intenta hacer todo lo posible por ayudar a la causa, Amani pronto descubrirá los planes del sultán, unos que podrían hacer perder Miraji para siempre. Y, cuando su destino se cruce con criaturas mágicas, creídas extinguidas hace tiempo, espiar al sultán para la rebelión no será tan necesario cuando el verdadero traidor a su patria se levanta.


Traición en Izman es la esperada segunda parte de El Desierto en Llamas, una nueva visión de Las Mil y una noches, que sigue con la originalidad inicial, y la aventura, la emoción y la acción, que están haciendo de esta trilogía una indispensable en mi estantería. Contado en todo momento a través de los ojos de Amani, el libro empieza bastante fuerte, con unos primeros capítulos que nos recuerdan de manera rápida los últimos acontecimientos del libro anterior, para saber desde dónde partimos, y hacia dónde vamos, algo que he agradecido enormemente ya que casi había olvidado qué es lo que había pasado después de tanto tiempo. Tras ésto, pronto nos vamos a ver sumergidos en un ritmo vertiginoso, dinámico y lleno de peligros y acción, que consigue engancharte para que quieras seguir leyendo, sin soltarte en ningún momento. Así pues, tenemos una segunda parte que empieza con un ritmo potente, ágil y veloz, que consigue atraparte desde el principio, y que seguía sin ningún tipo de problema a esos pequeños momentos que van a empezar a aparecer de giros argumentales, que hacen cambiar la dirección de la historia completamente, transportándonos a un lugar diferente, y eso que ha hecho diferenciarse este libro del anterior y primero. Si El Desierto en Llamas nos presentaba, no solo a Amani, sino la ambientación y la parte rebelde, Traición en Izman nos meterá de lleno dentro de la oposición, el palacio del sultán, su forma de vida, de actuar y de pensar. Estaremos en el bando contrario y, aunque aporte datos nuevos, y cosas más que interesantes, también se trata de un momentos que se ha extendido demasiado, desde mi punto de vista, y que ha ralentizado la lectura considerablemente, extinguiendo esa rapidez con la que empezábamos para darle un toque más lento y pausado. Aún así, esto no ha hecho que el libro se haga aburrido o pesado, aparecen cosas que siguen captando nuestro interés, que siguen con algo de dinamismo y dan pequeños soplos de aire fresco dentro de esos momentos en los que el palacio del sultán es lo único que veremos. Sin embargo, cuando la cosa está más avanzada, esa rapidez, emoción, tensión, acción y escenas llenas de peligros empiezan de nuevo a reavivarse, dejando unos momentos finales de infarto en los que va a pasar de todo: sorpresas que te dejan con la boca abierta, introducción de nuevos elementos que van a dar más emoción si cabe a la lectura, y una huida desesperada que acabará dejándote el corazón estrujado.

Como ya digo, lo bueno que ha tenido este libro es darnos la oportunidad de ver y vivir en el lado opuesto, ése que tan ensombrecido se había quedado en el primer libro, y que ha ayudado a entender mejor la rebelión y la historia que nos quiere contar Hamilton. Aunque son los momentos que pierden más dinamismo, son escenas interesantes y plagadas de detalles que me ha encantado conocer. A través de Amani conocemos los planes del sultán, y ha sido la mar de interesante ver cómo la inteligencia del sultán chocaba con la de Amani. Ha sido un juego entretenido el que ha habido entre ambos, cada uno moviendo su ficha, donde nada es lo que parece. Además, hemos recuperado antiguos personajes que han dejado una visión diferente, además de conocer a otros nuevos que vana sorprender, y mucho. Pero en cuanto al escenario principal de este libro, me ha gustado adentrarme en el palacio, estar en el harén y ver cómo Amani sobrevive en un mundo completamente desconocido para ella, peligroso y lleno de amenazas.

¿Qué es lo que me ha fallado en esta ocasión? Aunque en el primer libro la parte rebelde es la que mejor vamos a conocer, tampoco la llegamos a ver del todo. Conocemos sus ideas, sus motivaciones, su líder y parte de sus integrantes. Vemos cómo trabajan y se mueven, pero en este libro he echado en falta más participación por su parte. Se ha quedado relegada en un segundo puesto que no me ha terminado de convencer, y se ha visto una rebelión floja y que ha perdido fuerza, mucha fuerza, por el camino. Sin embargo, este punto negativo es más bien personal, ya que me ha faltado esa fuerza y peligro que pensaba iba a dar la rebelión, cosa que se me ha quedado muy floja.

En cuanto a los personajes, decir que adoro completamente a Amani. Me encanta su fuerza, su valentía, su independencia. El cómo no tiene que depender de nadie, o de ningún hombre, para moverse, adentrarse en las profundidades del palacio y arriesgarse a que la descubran. Hace lo que sea por la causa, nadie le dice lo que tiene que hacer y, aunque eso parezca que la pone en peligro constantemente, es inteligente, sabe cómo moverse, con quién y cuando, algo que me ha encantado. Como en este libro vamos a conocer nuevos personajes, prefiero centrarme en ellos antes de volver a hablar sobre los ya conocidos. Por ello, voy a empezar con el sultán, quién me ha sorprendido gratamente. No os voy a engañar, no es el mejor villano que os vais a echar en cara, pero la manera ne la que mueve cada uno de los hilos de sus planes da mucho miedo. Lo analiza todo si dejarse ningún detalle atrás, lo tiene todo tan bien pensado, que parece que va a cometer un fallo y el que lo comete eres tú. Como antagonista, me ha gustado su forma de pensar y actuar. En cuanto a otros personajes, hablar de Shira, la prima de Amani, con la que me reconcilio en este libro; el sultim, que me ha dado mucho asco su forma de pensar y tratar a las mujeres; Rahim, un comandante del ejército que será toda una sorpresa; o Leyla, una chica dulce e insegura que dará mucho de qué hablar.

En definitiva, Traición en Izman es una segunda parte que consigue ponerse a la altura del primer libro para dejar una lectura que sigue siendo original, fresca y adictiva, con una historia que evoluciona de manera potente y poderosa, dejándonos a una protagonista única y a un antagonista que estoy deseando ver qué es lo que hace en el tercer y último libro.

¡Muchas gracias a Destino por el envío del ejemplar!

4 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Me encanta la pinta que tiene esta saga, la verdad es que estoy deseando empezar :)
    Me alegro de que esté sea también un buen libro
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. ¡No he leído la entrada por los spoliers! Pero las mil y una noches es un libro que quiero leer desde hace tiempo... ojalá algún dia pueda.

    Un beso, Mo!

    ResponderEliminar
  3. Bueenas :)
    Me parece un libro bastante interesante, por qué no
    A ver si le doy una oportunidad
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola guapa! Pues paso muy por encima porque no he leído el primero y tengo dudas sobre si leerlo o no pero me quedo con tu puntuación y me alegra ver que lo has disfrutado. Un besote :)

    ResponderEliminar

¿De verdad? ¿me vas a dejar un comentario? *O* ¡Muchísimas gracias! Eso sí, no puedo dejar que pongas cualquier cosa y, es por ello, que hay unas pautas que se deberían seguir:

1- Permito algún comentario con enlaces a tu blog, pero solo UN COMENTARIO. No vale que me pongas tu blog en todos los comentarios que me vas dejando. Por supuesto, a los comentarios que solo se dedican a poner "Hola! Me he abierto un blog nuevo, ¿me sigues?" no les haré caso.

2- Como es normal, no todos podemos tener los mismo gustos. Este blog contiene reseñas de libros y, con ellos mi opinión. No todos vamos a pensar igual, por eso pido que respetes la opinión de los demás. Si a ti te encanta un libro y a mi no, lo tengo que decir, pero no permito que se me falte el respeto y tampoco a otros visitantes porque haya dicho algo que no te gusta. Esto es así y hay que aceptarlo, te guste o no.

Y ahora una aclaración:

Leo todos y cada uno de los comentarios que me dejáis, pero si no respondo es porque sois bastantes y me llevaría mucho tiempo hacerlo. Me paso por vuestros blogs diariamente para comentaros en vuestras entradas. Si no me veis, perdón porque os habré saltado sin querer, ya que no puedo estar pendiente de todos, pero intentar, lo intento.

¡A dejarme un lindo comentario! >.<