28 de septiembre de 2017

Hablemos sobre... #11: ¡No leo clásicos!

¡Muy buenas ciudadanos! ¿A qué tenéis ganas de que sea ya mañana para poder descansar y disfrutar de un nuevo fin de semana? Por aquí estoy a tope con las lecturas, que mañana mismo os dejo una nueva reseñita, pero para el día de hoy quería dejaros un pequeño debate, que hacía tiempo que no traía ninguno por el blog. ¿Os apetece contarme vuestra opinión?
Estoy segura que la mayoría de vosotros tenéis, entre vuestros libros preferidos, algún clásico. Y estoy totalmente segura que os habéis leído más de uno en vuestra vida como lectores. ¿Y si os dijera que yo no leo clásicos? ¡AAAHH! ¿Cómo puede ser? ¡No te creo! Tranquilos, que esto tiene explicación.

Son muchos los clásicos de los que me he rodeado: El Principito, Orgullo y Prejuicio, Alicia en el País de las Maravillas, Historia de Dos Ciudades, Luces de Bohemia... pues no me he leído ninguno. Lo sé, es un pecado no haber leído si quiera El Principito. Y, ojo, no digo que no haya leído nunca ningún clásico. En su día leí La Casa de Bernarda Alba, La Isla del Tesoro, e incluso empecé Don Quijote de la Mancha (el cual jamás acabaré). Creo que uno de los principales motivos por los que actualmente no leo clásicos es el instituto. Me explico. ¿Quién no se ha tenido que leer, por obligación, un libro que no te dice nada de nada, para olvidarlo a los dos días y tener que hacer un examen? Desde mi punto de vista, es triste "fomentar" la lectura entre los jóvenes obligándonos a leer libros que no pegan con nosotros para hacer un examen, pero eso es otro tema. En mi caso, creo que se me ha quedado la huella de "te tienes que leer este libro (siempre me acordaré del rollo de El Árbol de la Ciencia), aunque no te guste", lo que provocaba en mi un aborrecimiento y disgusto hacia esos libros, que no me enganchaban, se me hacían eternos y, al final, resultaban un tostón más. 

Uno de los principales motivos por los que no leo clásicos actualmente es por justamente eso, mi mente evoca eso tiempos en los que me veía obligada a leer un libro que no me gustaba, por lo que mi mente, en cuanto los ve, ya empieza a decir "Sandra, no te va a gustar y se te va a hacer eterno". Esto me hace tener un segundo motivo por el que aún no me he atrevido, después de mi pequeña incursión estudiantil, a leer ningún clásico. tengo miedo. Miedo de que todos me decepcionen a pesar del amor y hype que tienen muchas historias, miedo de ser la única que odio y aborrece las historias clásicas. Aquí entra mi amiga Jane Austen (amiga de lejos, claro), que mira que he intentado muchas veces lanzarme con Orgullo y Prejuicio y no ha habido manera del respeto y miedo que le tengo.

Sé que hay muchas historias que me pueden encantar, sabiendo ahora el tipo de literatura que me gusta leer y con la que me siento cómoda. Y de verdad que quiero leer clásicos que realmente me llaman la atención, pero es como un mensaje que siempre tendré ahí a causa del sufrimiento que viví con grandes tochos que nos obligaban leer. Además, ¿nos os pasaba, antes, cuando éramos inocentes y no teníamos idea de nah de nah, que no leíamos ningún libro porque "es que en el instituto no obligaban y es un rollo"? Menos mal que luego maduramos y ahora somos conscientes y disfrutamos de algo tan maravilloso como la lectura.

El caso, es que siempre pienso que no voy a conseguir disfrutar de ese libro por mucho que mucha gente lo alabe y diga cosas muy buenas de él. Es esa cosa interna que tenemos detrás de la mente, que sale cuando le da la gana, para decirte no, no y no, algo de lo que espero poder alejarme aterviéndome con algún que otro clásico. ¡Tengo que acostumbrar a mi pensamiento!


¿Qué opináis vosotros? ¿Leéis clásicos?


12 comentarios:

  1. me encanta leer clásicos... coincido con lo del instituto con esos libros que nos hacían leer (en mi caso era en la clase de valenciano, que los libros eran un asco pero en clase de castellano lo podíamos elegir aunque al final siempre saliera algún libro romántico porque había más chicas que chicos en la clase) pero aun así nunca dejé de leer y me animé con los clásicos y no me arrpiento, me gustan más que muchos de novela juvenil que hay ahora
    yo te animaría a leer Orgullo y Prejuicio, que es genialoso *^* y el Principito si te anima es bien cortito, ameno y con un mensaje bonito~
    bye~~

    ResponderEliminar
  2. Bueno... Clásicos hay un montón, no significa que haya que leérselos todos por obligación... Yo creo que se trata de elegir aquellos que se adapten a tus gustos.. Si te digo la verdad El principito lo leí por primera vez el año pasado... La verdadera versión de Alicia en el país de las maravillas y su segunda parte hace dos años (nada que ver con lo que dan a leer a los niños)
    Del árbol de la ciencia tengo buenos recuerdos...
    Clásicos que no pienso leer, por ahora, porque no me llaman nada la atención: los españoles de la generación del 27 y del 98...
    Clásicos que he descubierto hace poco y me han encantado: Jane Eyre, Cumbres Borrascosas, Frankenstein...
    Ya te digo... Yo creo que se trata de elegir y seleccionar entre toda la variedad que hay, al igual que elegimos y seleccionamos entre todos los libros que se publican en la actualidad..
    Saludos!! ;)

    ResponderEliminar
  3. Hooooola!!
    Me encantó el título de esta entrada. La vi y dije: "Yey!! Tengo que leer esto!".
    Te aplaudo con todas mis fuerza y toda mi admiración por pararte en una silla y gritarle al mundo "¡Yo no leo clásicos! Y LISTO." Muchas veces somos criticados por cosas como esas, ya que no es ninguna novedad que hay mucha gente que considera que la literatura juvenil no es literatura o que es simplemente basura. Así que pararse y decir: "Yo leo literatura juvenil. NO LEO CLÁSICOS. Y así es." fue maravilloso. Me encantó tu entrada por eso <3
    Yo tampoco leo muchos clásicos y, como vos, he leído algunos. Pero, sí, tenés razón; en esa idea de "formentar" la lectura se nos obliga a leer clásicos y justo por eso terminamos odiándolos. Y eso mancha nuestras ganas de leer dichos libros.
    Creo que la literatura juvenil tiene que ser incluída en las escuelas.
    TIENE QUE.
    Hermosa entradaaaa!!! <3

    ResponderEliminar
  4. Hola! La verdad es que no, no leo clásicos pero tengo un par pendientes que me apetece leer pero a la vez nunca encuentro el momento para ponerme porque me da pereza.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Entiendo ese miedo a los clásicos. Todos lo hemos sentido alguna vez. Es una presión muy fea esa de que un libro te tiene que gustar por el simple hecho de que es un clásico. Yo si leo clásicos pero solo porque los leo como si fueran cualquier otro libro. Los leo sabiendo que pueden que me gusten como puede que no, hace mucho que deje de lado la opinión de otros y ahora si leo un clásico y no me gusta no me molesta decirlo.
    Te invito a que dejes de lado ese miedo y te animes con alguno, para empezar, si te gusta bien y si no también.
    Saludos, Cati

    ResponderEliminar
  6. Hola! Yo también evitaba los clásicos porque me los traumó la escuela, pero un día decidí probar por mi cuenta y me he llevado de todo. Hay unos a los que no les agarro ni el hilo, hay otros que sí termino pero que no me gustaron (el principito por ejemplo) y otros que sí me gustaron. Sin embargo aún no tengo ningún favorito y sigo prefiriendo lecturas mas contemporáneas.
    A lo mejor si ves primero las películas y si te late la historia te animes a leer alguno, así fue conmigo.
    Saludos n.n/

    ResponderEliminar
  7. Holaaa :)
    Me ha encantado tu sinceridad, ya que a veces parece un tema tabú, ya que mucha gente si no lees clásicos te toman de inculta.
    Yo tampoco leo clásicos por el mismo motivo que tú. A veces parece que en vez de motivarte a leer te quiten todas las ganas.
    Aún que he leído el principito (que sinceramente creo que es un libro atemporal y te recomiendo leerlo), y el doctor Jeckyll y míster Hyde (que no me gustó) y no le he dado más oportunidades porque creo que no son para mí, aunque tampoco me quiero cerrar en banda.
    Yo creo que siempre podremos encontrar algún clásicos que nos guste, así que mejor no nos cerremos a ellos :P
    Me encantan estos debates.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  8. Concuerdo que el instituto no es el mejor momento para sumergirte en los clásicos y mucho menos obligarte a leer, sea el libro que sea, porque le coges manía a la lectura. En cambio, es mejor escogerse libros juveniles que sean entretenidos y despierten el amor por la lectura.
    Empecé a leer clásicos a los 22 años. Fue por decisión propia y escogí un libro que yo deseaba leer, ¿resultado? Una lectura fantástica que me animó a descubrir más clásicos. Por supuesto, ni todos son maravillosos ni todos son horribles, pero sí es cierto que de todos se aprende algo.
    Que nadie te obligue a leer determinado clásico porque sea "un referente de la literatura universal", sino que leas los libros que quieras cuando tú quieras.
    Saludos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ah! Se me olvidaba. Que sea una clásico, no significa que te tenga que gustar. El 99% que ha leído Orgullo y Prejuicio dice que es uno de sus libros favoritos. Yo pertenezco al 1% restante. El libro me dejó bastante indiferente.
      No tengas miedo a los clásicos por el "qué dirán", no tienes que demostrarle nada a nadie. No hay nada que temer.
      Me ha gustado su entrada!
      Saludos ;)

      Eliminar
  9. Hola, Sandra:

    Estoy de acuerdo con que el fomento de la lectura en los institutos no es la mejor (de hecho, muchas veces más que fomentar se desfomenta), pero... ¿y tu entrada?

    Yo entiendo que esa época quizás aún esté demasiado cercana (aunque lo desconozco) y que sientas ese miedo a intentar leer un clásico y que los malos recuerdos te lo chafen... pero es que igual no sucede así. Se puede probar con clásicos cuyas temáticas o géneros te interesen y no verlo como "ese clásico de instituto"

    Yo recuerdo haber leído "La Celestina" en el instituto y haber aborrecido cada página porque no soportaba la historia, pero también recuerdo haber disfrutado como una enana con El Quijote (conocía su historia desde muy pequeña debido a una adaptación muy, muy buena y tenía muchísimas ganas de leer el original y el instituto me brindó el momento para hacerlo).

    Los gustos en cuanto a lectura van cambiando a lo largo de los años. Ahora puede gustarte la novela histórica y dentro de diez años ser una apasionada de los thrillers. Hoy pueden no gustarte los clásicos y mañana sí. ¿Por qué hacer una afirmación tan rotunda? Al final lo que me has transmitido con esta entrada va en la línea del efecto que se consigue forzando a alumnos que quizás no estén listos para leer x libro en el instituto, ¿no te parece?

    Por supuesto, cada uno puede leer lo que más le guste. ¡En esto no hay reglas! Ya está bien de menospreciar cierto tipo de literatura y de alabar otra. Basura hay en todas partes y obras maestras también (de hecho, yo escribí una reflexión sobre el tema). Lo que yo venía a decirte con todo este rollo es: nunca digas nunca 😉

    Un saludo imaginativo...

    Patt

    ResponderEliminar
  10. ¡Holi Sandra!
    La verdad, no es ningún delito no leer clásicos...Hay gente que dice "Hay que leer estos libros, son importantes" Yo opino que hay que leer lo que nos guste, no es obligatorio. Es cierto que en los colegios te obligan a leer ciertos libros, pero por el simple acto de obligar ya no los vas a apreciar tanto (si es que llegas a apreciarlos siquiera jajjaa)
    Yo este año me propuse leer algún clásico más pero voy por muuy mal camino...comencé Emma de Jane Austen y ¡HORRIBLE! no avanzo de la página 40, se me hace muy aburrido. Será el lenguaje...no lo sé, pero lo que si sé es que los clásicos no son para mí.
    Así todo no me rendiré, espero acabar Emma este año jajajja
    Un besitooo <3

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola!
    Como estudiante de filología entiendo la importancia que tienen los clásicos en la historia de la literatura y los disfruto mucho (algunos más que otros, todo hay que decirlo; también me he encontrado con libros que no he sido capaz de terminar) pero aun así creo que no pasa nada si no lees clásicos, es como si dices que no lees misterio/ci-fi/romance/etc.
    Por otro lado, aunque entiendo por qué ponen como lecturas obligatorias algunos clásicos en la secundaria, creo que no lo hacen adecuadamente. Me sigue pareciendo una burrada meter el Quijote en la ESO, sobretodo cuando en muchos institutos no leen una adaptación. Y el hecho de agregar la palabra "obligatorio" ya lo fastidia, leer no tendría que ser algo que nos impongan ya que si se hace por obligación ya no entretiene, solo aburre porque el único pensamiento que tienes es el de terminarlo cuanto antes. Lo sé porque eso me pasaba a mí con las lecturas obligatorias, fuesen o no clásicos; pero, como bien has dicho, he madurado y aprendido que el hecho de que sean lecturas obligatorias es por algo... en clase damos la teoría mayormente aplicada a los textos así que tiene sentido para mí.
    Igualmente, todo esto no quita que haya intentado leer a Jane Austen y me haya quedado a medias XD
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar