Reseña 'La Graduación' de Joelle Charbonneau

7 de diciembre de 2015

¡Hola ciudadanos! Una semana desde que publiqué la última reseña por el blog, más o menos. Disculpad mi casi completa ausencia, estamos en las semanas finales y todavía me queda un examen por hacer y entregar un par de trabajos, ¡pero puedo hacerlo! Y, como ya estoy algo más relajada, he conseguido hacer un hueco para plasmar otra de mis opiniones, esta vez de un libro que termina otra trilogía distópica. La Prueba fue un libro que aterrizó en nuestro país sin mucha publicidad y os puedo decir que me sorprendió gratamente. Devoré su segunda parte y La Graduación, que ya es el final, ha ido por el mismo camino. Por supuesto, debajo de esto está mi opinión sobre el porqué digo esto pero, os digo desde ya, que si estáis buscando regalos navideños, esta trilogía puede ser un total acierto. Mientras tanto, ¡os dejo mi opinión!

AVISO: No sigas leyendo si no has leído los libros anteriores
Título: La Graduación
Título original: Graduation Day
Trilogía/Saga: Sí
Editorial: Oz Editorial
Páginas: 320
Precio: 17,90€
ISBN: 9788416224258
SINOPSIS: El último examen es el más letal Las Confederaciones Unidas están al borde de una guerra civil: los rebeldes están a punto de alzarse contra un gobierno despótico y controlador. La protagonista, Cia, promete luchar junto al bando rebelde, pero no puede hacerlo sola y deberá arriesgar tanto su vida como la de aquellos a los que quiere. Aunque han pasado muchas cosas desde que abandonó su colonia para enfrentarse a la Prueba que le daría acceso a la universidad, Cia tendrá que seguir haciéndose la misma pregunta: ¿puede realmente confiar en alguien? ¿De que lado están realmente sus inteligentes, y mortíferos, compañeros?
Si no recuerdo mal, hace ya algún tiempo que no me topaba con una conclusión de trilogía. Y he leído muchas, tantas, que no puedo deciros una cantidad exacta. Digo esto porque La Graduación es la conclusión más extraña que he leído en lo que recuerdo, comparándola con las demás. Y digo que es extraña porque, cuando se trata de una conclusión de una historia distópica, siempre se suelen encontrar los mismos elementos. Tampoco estoy diciendo que La Graduación sea un libro que pasa sin destacar, es una tercera parte que me ha gustado y que ha seguido manteniendo el estilo de los libros anteriores, es solo que me ha dejado una sensación algo agridulce porque no he entendido del todo que juego estaba siguiendo la autora. ¿Es confusa esta lectura? Para nada, pero creo que la mala costumbre que tengo de encontrarme con potentes finalizaciones ha hecho que este libro no haya sido tan destacable para mí.

Cia sabe que lo único que puede acabar con sus pesadillas es destruir la Prueba como sea. Darle paz a aquellos que han perdido la vida por el camino bajo un sistema de destrucción, de falsa esperanza y de sueños rotos que podría asentarse en la vida de aquellos que están a punto de ser seleccionados para pasar por la prueba siguiente. La Prueba es algo que hay que destruir a toda costa y, tanto ella como los rebeldes, lo saben. El saber que Zeen, su hermano, está dentro de esta resistencia le puede dar unos pasos de ventaja para poder conseguir lo que se propone. Y, contando con la ayuda de aquella persona que tiene más poder en el país, parece ser que la cosa está casi hecha. Pero nada es tan fácil como se ve y pronto Cia descubrirá que, si quiere acabar con la Prueba, tendrá que sacrificar su propia alma. Un plan inesperado caerá en sus manos, una que ya está manchada de sangre y que podrá seguir manchándose. Sabe que es algo inevitable pero, dentro de su ser, también sabe que es algo que incluso podría no llevar a cabo sola. Cuando el gran peso que ha caído sobre sus hombros sea compartido por gente en la que Cia muy posiblemente pueda confiar, todo parecerá más sencillo. Pero el plan empieza a tener detalles sospechosos que no encajan del todo con la consecuencia a la que se pretende llegar. Dentro de los rebeldes puede existir una fractura que podría desestabilizarlo todo, pero más grave es la situación que Cia encuentra cuando está a punto de resolver lo pedido. La Prueba tiene que dejar de existir pero, ¿qué pasa si, al final, no es tan innecesaria como se pensaba?

Para este tercer y último libro, Charbonneau no ha querido dejar atrás todo lo que había usado hasta ahora: una sociedad muy marcada por la política con promesas llenas de miedo, muerte, opresión y chantaje, una protagonista valiente e inteligente que planea cambiar y eliminar todo lo que supone un desequilibrio del sistema y unas ganas de luchas por la esperanza del cambio tremendas. Tal y como ha ido siendo desde el primer libo, éste vuelve a estar narrado desde primera persona a través de Cia que, una vez más, nos vuelve a conducir por este mundo para seguir introduciéndonos en las profundidades de su gobierno y vida para localizar lo que está mal y así poder erradicarlo. Se trata de una conclusión que empieza de una manera algo más lenta de lo esperada, con situaciones en los que apenas va a ocurrir nada y lo único que vamos a encontrar es como Cia tendrá que ir adaptándose a la misión que se le encomienda. Sinceramente, pensaba que iba a encontrar un comienzo con un ritmo diferente y que tirase por otro camino y me ha dado la sensación de que no se le daba esa tensión que existe cuando la protagonista se ve en sentir peligro. Aún así, la magia de estos libros es que son muy rápidos de leer y, a pesar de encontrarnos con unos primeros capítulos más pausados, pronto estarán enganchada a la historia. Y eso se acrecentar todavía más cuando la autora pone su primer giro argumental y mete de lleno aquello que cubrirá la lectura de ahora ne adelante. Aquí es donde empieza otra vez le juego intelectual de la protagonista, algo que gusta, entretiene y te absorbe más sin problemas. A partir de entonces, no solo encontraremos ese juego lleno de suposiciones, pistas, engaños y más pruebas sino que, además, empezarán a surgir las primeras escenas de acción que continuarán en ascenso desde ese momento, unas escenas que traen consigo mucho peligro, mucho dinamismo y mucha agilidad donde, cuando menos te lo esperas, estás pasando las hojas sin parar. Tras esto, la trama vuelve otra vez a relajarse pero no decae, sigue con su estilo y dando datos necesarios que crean, una y otra vez, escenas de acción y peligro. Todo esto desemboca a un final caótico que es lo más flojo que me ha parecido del libro, un final que no llega a resolverse hasta las últimas 50 páginas y que no he terminado de comprender del poco porque me han faltado datos para hacer que, esta conclusión, haya sido una memorable y aceptable.

Sin embargo, para mí La Graduación ha sido una conclusión que ha vuelto a darme aspectos que me han mantenido en vilo en todo momento, derrochando inteligencia por todos lados y teniendo una lectura nada lineal ni monótona que consigue salir del paso sin ningún tipo de problemas.

Quizás lo que vengo a destacar como negativo es la poca importancia o aprovechamiento que se le ha dado a la palabra rebelión. Desde el segundo libro, sobre todo, se ha venido viendo que existe un grupo fuerte y listo para entrar en acción, los opositores al sistema actual de gobierno, los que también buscan un cambio. Después de tenerlos muy presente en el segundo libro pensaba que aquí iban a explotar sus planes, pero no ha sido así y, de algún modo, ha sido algo decepcionante. No solo por eso sino porque, os juro, que llegando hacia el final me estaba haciendo la pregunta de si no habría por ahí una continuación y no lo sabía. No he visto las características de lo que es una revolución, nada de ataques y, si hay alguno, muy precarios y sin llamar la atención. Ya he dicho al principio que puede ser que esté muy acostumbrada a enfrentarme a conclusiones de distopías similares en todos los casos y esta me ha resultado muy extraña, como si se hubiera quedado inconclusa y con elementos y detalles por atrás. No la he visto completa y es lo que más me ha cojeado.

Por lo demás, Joelle Charbonneau ha seguido jugando de la misma manera. Una forma de escribir impoluta que arrastra al lector sin problemas justo por el camino que quiere. Describe las cosas de manera que podamos entenderla sin ninguna complicación, no se mete en líos cuando quiere tratar algún asunto, sino que es directa y clara. Es posible que penséis que, como se trata de un ambiente universitario, existen términos extraños y de difícil comprensión pero, si has terminado leyendo La Graduación, ya sabrás de sobra que algo así no existe en estos libros porque la autora siempre va a estar explicando aquellos que pueda generar dudas. Desde el principio dije que la pluma de la autora me gustaba y hoy en día lo sigo manteniendo. Sabe de lo que habla, como guiar la trama, como meter dudas, giros argumentales, nuevos planes de manera inteligente. Es una autora de la que, sin dudas, le seguiré la pista.

En cuanto a los personajes, se ha podido notar una clarísima evolución de los principales hasta este libro. Al principio teníamos una Cia algo más unida a la Universidad ya  este sistema, se dejaba llevar por los granes mandatarios, aceptaba cualquier conclusión y seguía pensando que la Prueba era algo necesario para seguir manteniendo y cambiando al planeta. Actualmente tenemos a una Cia que ha demostrado ver su alrededor con otros ojos, sabiendo que existen otras formas de poder conseguir lo que todo el mundo se propone para revitalizar la Tierra y es algo que me ha ido encantado a medida que he ido leyendo los libros, ver que esa chica que sigue siendo lista, planificadora y observadora ha cambiado solamente su manera de ver las cosas. Lo mismo pasa con Tomas, solo que a él lo he visto más por la labor de cambiar desde el principio. Es un chico al que se le consigue coger cariño, que sigue manteniendo su postura, que apoya a Cia en todo lo que haga falta y que demuestra, una y otra vez, que es muy valiente. No ya solo por querer enfrentarse al cambio, sino por llevar bajo sus hombros un peso que le cambia completamente y que pesa demasiado.

A decir verdad, La Graduación ha sido una conclusión a una trilogía que ha destacado por encima de muchas y la cual no tiene el reconocimiento que debería tener. Una sociedad que vuelve a estar caracterizada por un sistema político fuerte pero con un idea fresca como es el mundo universitario, Charbonneau ha conseguido crear una historia que sorprende, no pasa desapercibida entre aquellos que lo leen y que, seguramente, es recomendada en más de una ocasión.


¡Muchas gracias a Oz Editorial por el envío del ejemplar!

7 comentarios:

  1. No he leído el primero, pero le tengo muchísimas ganas.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola guapa! Yo no he leídos los libros anteriores pero no descarto leerlos en otro momento, es posible que más adelante... Un besote :)

    ResponderEliminar
  3. No he leído los anteriores, pero tienen muy buena pinta.
    Un besito :)

    ResponderEliminar
  4. Hey, no he leído los libros anteriores así que esperaré a hacerlo para leer tu reseña, besos :3

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola guapa!
    Pues he pasado de puntillas por la reseña porque todavía no he leído los otros libros. No obstante, no descarto hacerlo en un futuro no muy lejano porque, por la puntuación que has puesto, veo que será una buena lectura.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola guapa! La verdad es que tiene buena pinta, a ver si los leo de una vez ^^ Lo del final me decepciona un poco, me gustan los finales potentes pero veo que te ha gustado, así que os tendré en cuenta ^^
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Hola!

    Es una pena que haya cosas que no te hayan acabado de convencer al final.
    Hay veces que estamos acostumbrados a un final de trilogía épico, con peleas, guerras, mucha acción y a veces, nos lo terminan de una forma más suave y nos choca (me pasó con la de Hija de humo y hueso, que me faltó mucha más epicidad, existe? :P)
    Pero si al final te convence el resto, pues entonces es lo que importa.
    A mí no me importaría leerla, creo que podría gustarme, pero con tantos pendientes.. no sé cuándo podrá ser :(
    Besos!

    ResponderEliminar

¿De verdad? ¿me vas a dejar un comentario? *O* ¡Muchísimas gracias! Eso sí, no puedo dejar que pongas cualquier cosa y, es por ello, que hay unas pautas que se deberían seguir:

1- Permito algún comentario con enlaces a tu blog, pero solo UN COMENTARIO. No vale que me pongas tu blog en todos los comentarios que me vas dejando. Por supuesto, a los comentarios que solo se dedican a poner "Hola! Me he abierto un blog nuevo, ¿me sigues?" no les haré caso.

2- Como es normal, no todos podemos tener los mismo gustos. Este blog contiene reseñas de libros y, con ellos mi opinión. No todos vamos a pensar igual, por eso pido que respetes la opinión de los demás. Si a ti te encanta un libro y a mi no, lo tengo que decir, pero no permito que se me falte el respeto y tampoco a otros visitantes porque haya dicho algo que no te gusta. Esto es así y hay que aceptarlo, te guste o no.

Y ahora una aclaración:

Leo todos y cada uno de los comentarios que me dejáis, pero si no respondo es porque sois bastantes y me llevaría mucho tiempo hacerlo. Me paso por vuestros blogs diariamente para comentaros en vuestras entradas. Si no me veis, perdón porque os habré saltado sin querer, ya que no puedo estar pendiente de todos, pero intentar, lo intento.

¡A dejarme un lindo comentario! >.<