Reseña 'El Trono de Fuego' de Rick Riordan

10 de junio de 2015

¡Hola ciudadanos! Aquí os traigo nueva reseña para el blog y para vosotros. Como de nuevo parece ser que estoy cogiendo mi ritmo, os puedo traer otra reseña más algo antes de lo que normalmente subo, así que espero que esto siga tal y como está ahora. Hoy os traigo la reseña de una segunda parte de unos libros que, según mi opinión, deberían de ser más conocidos, porque están mereciendo muchísimo la pena leerlos. Y, teniendo a un autor como es Rick Riordan, no es de extrañar que Las crónicas de Kane y este segundo libro, El Trono de Fuego, sean geniales. Poco a poco estoy conociendo las historias de Riordan y me está gustando mucho. Esta pronto se acaba y creo que hasta me va a dar penita, pero bueno, todo comienzo tiene también su final. Por ello, os he dejado toda mi opinión acerca de este libro más abajo:

AVISO: Si sigues leyendo encontrarás spoilers del libro anterior
Título: El Trono de Fuego
Título original: The Throne of Fire
Trilogía/Saga: Sí
Autor: Rick Riordan
Editorial: Montena
Páginas: 416
Precio: 16,95€
ISBN: 9788484418771
SINOPSIS: Si alguien ha pensado que pertenecer a una familia de faraones es un chollo, que hablen conmigo o con mi hermana Sadie. Sin tiempo para reponernos de nuestra aventura en la Pirámide Roja, Amos y Bast acaban de encomendarnos otra de sus misiones exprés: despertar a Ra, el primer y más poderoso rey de los dioses. Dicho así, parece fácil, ¿verdad? Pero el problema es que nadie sabe dónde está, porque hace miles de años se retiró a los cielos y no se ha vuelto a saber de él. ¡Ah!, se me olvidaba, tenemos que darnos prisa porque Ra es el único que puede enfrentarse a Apofis -también conocida como «serpiente del caos»-, que está a punto de salir de la cárcel, y entonces... entonces será demasiado tarde.
Después de leer un libro que me ha dejado tocada y hundida, tenía que leer algo totalmente diferente, un libro que me volviera a animar, a levantar y que me dejase con muchas sonrisas en la cara. El Trono de Fuego era el libro que más cerca estaba de mí y, viendo lo genial que fue su primera parte, supe que ese libro iba a cumplir con lo que buscaba. Y ahora os pregunto seriamente, ¿porqué esta trilogía no tiene tanta fama o seguimiento como la de Percy Jackson, si son casi similares y, además, están escritas por el mismo hombre? En serio, esta trilogía es fantástica y tiene de todo: aventuras por todas partes, acción interminable, risas aseguradas, personajes entrañables a los que les coges cariño, una mezcla entre mundo real y mundo antiguo con mitología increíble... Y es que estos libros son así y yo, como buena amante de toda clase de mitología o historias antiguas, siempre me quedo totalmente encantada con los libros que escribe Riordan porque, además de darte una clases express de algo bastante complejo, todavía no he encontrado ninguna decepción en los dos libros que llevo leídos, siempre dejándome con una sensación  más que buena.

Después de desbaratar los planes de Set sobre imponerse al mundo humano instaurando el caos, Sadie y Carter se tienen que enfrentar ahora al peligro que podría destruir ambos mundos, el suyo y el de Egipto, en cuestión de días. Apofis cada vez tiene más poder, a punto de salir de su prisión, y el único que puede vencerlo es Ra, el dios del Sol, un dios que hace tiempo se retiró de sus quehaceres y del que, ahora mismo, se desconoce su paradero. Convertidos ahora en maestros de aquellos que quieren aprender o mejorar sus habilidades, pronto conocerán una misión que tendrán que cumplir. Conseguir los tres papiros del Libro de Ra para poder encontrar y despertar al único ser que podría invertir lo que está a punto de sucedes es solo una mínima parte de todo lo que les espera. Una aventura que les hará enfrentarse con nuevos dioses le hará saber que despertar a Ra no es loo que todo el mundo quiere ya que el mundo de los dioses, la Maat y la Duat podrían extinguirse igualmente. Por otro lado, Carter siente que rescatar a Zia es más importante que todo lo demás. Por pistas y acompañados del dios enano Bes, nuevas pruebas se interpondrán en su camino. Pero todo lo que Carter temía se hará realidad y es posible que sus futuros pasos no sean tan acertados como los de antes. Sadie, en cambio, tiene que luchar contra la magia que la envuelve y se meterá en una historia en la que dos jóvenes apuestos entrarán poco a poco en su corazón. Los hermanos Kane tienen por delante algo difícil de conseguir y todo será aún más complicado cuando un miembro de la Duat, un brujo poderoso que les hará perder muchas cosas, traiciona a los suyos para poder despertar al Dios mas temido y mas incontrolable de todos. Es posible que, a pesar de despertar a Ra y unir sus fuerzas, la profecía antigua se cumpla y la destrucción llegue al fin. Y si eso ocurre, Apofis no será el único Dios que se ponga en contra de Carter y Sadie.

Al igual que pasó con el libro anterior, El Trono de Fuego se presenta en la misma línea, con una historia donde la mitología egipcia y le mundo real se mezclarán para que unos hermanos sigan luchando por el bien, derrotando al mal, mientras se siguen autodescubriendo, conociéndose más en profundidad, llegando a apoyarse el uno al otro y viendo como es de fuerte un amor y unión entre hermanos y la familia en general. Una vez más, estamos ante un libro que narra desde dos perspectivas, la de Carter y la de Sadie, en primera persona, por lo que nos vamos a mover por diferentes espacios para conocer nuevos personajes y nuevas situaciones que nos mantienen en vilo en todo momento. Al ser una continuación, un segundo libro, esa presentación que acaparó los primeros capítulos de La Pirámide Roja aquí ya es algo inexistente. El autor ya no nos tiene que explicar qué sistema es el que lleva esta sociedad escondida a ojos humanos en la que, tanto los Kane como nosotros, nos vamos a involucrar pronto. Aunque se siguen conservando las presentaciones en cuanto a ciertos personajes o dioses que aparecerán aquí por primera vez, El Trono de Fuego es uno que empieza con mucha potencia y el cual nos va a meter de golpe en la trama, con unos capítulos con los que comenzamos ya llenos de acción y de primeros problemas para todos. Desde el primer momento nos reencontraremos con la historia que se quedó aparcada al final del libro anterior, para volver a saborear la magia que Rick ha creado con los jeroglíficos, ese toque tan original y fresco que tanto me gustó y me sigue gustando, a medida que tanto Carter como Sadie y compañía, de nuevo son claves para el futuro del sistema. Ha sido gracias a ese inicio tan fuerte y tan lleno de carreras por la que he estado, por segunda vez, totalmente enganchada a las aventuras de estos hermanos. porque, a pesar de que hay dos narradores, el tío Rick ha sabido muy bien manejarse con los dos, sin dejar decaer la trama y la lectura, una que rápidamente se convierte en bastante adictiva, emocionante y la cual se pasa volando. Cada uno de los hermanos tiene algo que aportar para el argumento y es lo que lo hace también la mar de interesante. Además, en cada uno de ellos crecerá una especie de misterio muy bien formado que lo único que conseguirá es que el lector tenga esa necesidad de seguir leyendo para conocer la verdad o porqué están todos tan enigmáticos. Y, cuando ese misterio llegue a su fin, sorprenderá porque es algo que no esperaba en ningún momento. Aparecerán nuevas pruebas, lo que lleva acción por todas partes y luchas desenfrenadas. Aparecerán nuevos datos sobre este mundo que engrandecen todo lo que Riordan ha sacado de su propia imaginación, sin perder así el factor de traer cosas nuevas para la historia y la trilogía. Al final, lo que tenemos es una lectura amena, ágil, disparatada, cómica, llena de amor, tanto fraternal como de amistad,  una evolución de los personajes palpable, más madurez a la hora de resolver todo aquello que se les hecha encima, convirtiendo esta segunda parte en una continuación que vuelve a enganchar, que sigue entreteniendo, sin aburrir y son llegar a ser pesada en algunas partes, todo para dejarte algo muy bien formado y llevado con mucho acierto.

No voy a volver a repetir, como aquello que destaco del libro, el tipo de magia que se usa aquí, porque creo que quedó bastante claro en la reseña del primer libro que fue algo que me sorprendió gratamente y que agradecí mucho porque supuso un soplo de aire fresco. A pesar de que la magia es muy importante en todo momento y aparecen nuevos hechizos que, de nuevo, me han encantado, creo que lo que se va a ver aquí es una profundización en la Maat y en la Duat que a mi me ha gustado mucho. En el primer libro se nos explica más o menos como es el mundo de los Dioses, pero la misión que tienen que llevar Carter y Sadie en esta ocasión hace que nosotros mismos nos podamos introducir en ese lugar para ir conociendo cada uno de sus rincones y su funcionamiento. Este mundo es lo que vuelve a darle a la historia ese toquecito de originalidad y el cual sigue demostrando que Riordan tiene mucho aún por contar, que las ideas no se les acaba. Me ha encantado hacer ese recorrido que me ha transportado por las diferentes casas de los Dioses, conociendo los lugares donde residen y como tratan a aquellos que cuyos días hace tiempo quedaron apagados. Pero, sobre todo, me ha encantado poder conocer nuevos dioses, saber de su historia, conocer el comportamiento que el autor le ha dado para esta ocasión... desde luego, todo lo que trama el autor abarca para muchas cosas y lo está aprovechando a la perfección.

Rick Riordan sigue conservando su estilo. Con un toque juvenil, lo hace todo tan sencillo que parece que lo único que tiene que hacer es copiarlo. La mitología se hace creíble, las aventuras que monta con envolvente y muy atractivas, las descripciones no son demasiado detalladas o extensas, todo a su justa medida, el humor lo conserva intacto, siempre haciendo que una sonrisa cruce tu cara. Su forma de narrar es muy ligera y da gusto embarcarse en algo así, porque sabes desde le primero momento que vas a disfrutar y te lo vas a pasar genial. También consigue que la trama no sea para nada predecible, siempre está sorprendiendo, terminando los capítulos de una forma en la que sientes la necesidad de seguir leyendo para ver que es lo que iba a pasar. Siempre tiene un plan y él lo expone de manera tan creativa y tan acertada que crea una atmósfera inolvidable.

Los personajes en esta segunda parte no varían demasiado, aunque si que hay cambios en los principales y se introducen unos nuevos. Carter ya no es ese chio inseguro del principio, donde ates de actuar, pensaba en si estaba bien o mal o se quedaba esperando a que su hermana le animase con la mirada. Ahora es un chico decidido, que no espera a que nadie le diga lo que tiene que hacer, muy dispuesto aunque también algo cabezota. Sadie sigue conservando su faceta sarcástica y la que nos dice que ella se vale por sí misma, que es capaz de defenderse de los dioses más grandes y poderosos. Pero, a pesar de ello, sigue siendo una chica ese típico pensamiento de los chicos y eso le hace caminar por zonas inestables. A pesar de ello, me sigue pareciendo uno de los mejores personajes de la literatura juvenil con los que me he topado porque es muy natural y dice las cosas como quiere y como le sale.

De los nuevos personajes, los que más se han dejado ver han sido Walt, que es un chico muy inteligente, paciente y carismático que desde le primer momento me ha gustado y que tendrá un papel interesante en la historia; Jaz es una chica que desde siempre también ha tenido las ideas bastante claras. Es amable, bondadosa y siempre intenta ayudar a los demás gracias a su tipo de magia, que es curativa; o también está Menshikov, un mago poderoso que se dejará entrever en este segundo libro y que causará más de un conflicto.

Con un estilo que sigue atrapando desde la primera página, Rick Riordan consigue con El Trono de Fuego una segunda parte inmejorable: dioses, magia, mitología y muchas aventuras se unirán para dejarnos una historia lo suficientemente capacitada para seguir en el tercer y último libro. Una trilogía juvenil compacta y fuerte que no deja indiferente a nadie.



¡Muchas gracias a Boolino por el envío del ejemplar!



Accede a la ficha del libro en el siguiente enlace

El trono de fuego.

5 comentarios:

  1. Esta saga es que no me llama nada
    un beesote

    ResponderEliminar
  2. Oooh, ahora empezas a entrar en las mejores partes :B Honestamente yo tampoco sé porque esta saga no es tan famosa como la de Percy, porque la verdad a mi también me encanta jaja aparte no sé, me he ido enamorando de esos "dos jovenes apuestos" que mencionas ;) (En especial el dios, ajaja)
    En fin, espero que puedas leer el tercero pronto porque es genial ! :P
    Besos ! ;)

    ResponderEliminar
  3. Hola. cuando lea Percy Jackson leere esta saga. Me aegra que aunque sea parecido, haya logrado captar tu atención, besos.

    ResponderEliminar
  4. Guau! Menuda reseña! Este libro lo tengo pendiente desde hace tiempo, a ver si consigo hacerme con él que con tu reseña me han entrado muchas más ganas de leerlo :)
    Bsos ^^

    ResponderEliminar
  5. Las Crónicas Kane es una trilogía que quiero empezar y por eso no pude leer la reseña pero si he visto la nota que le has dado y eso me emociona bastante ya que considero a Rick Riordan entre mis escritores favoritos además de ser una amante ferviente de la mitología :)

    Espero poder hacerme pronto con ellos y decirte qué me parecen<3

    ResponderEliminar

¿De verdad? ¿me vas a dejar un comentario? *O* ¡Muchísimas gracias! Eso sí, no puedo dejar que pongas cualquier cosa y, es por ello, que hay unas pautas que se deberían seguir:

1- Permito algún comentario con enlaces a tu blog, pero solo UN COMENTARIO. No vale que me pongas tu blog en todos los comentarios que me vas dejando. Por supuesto, a los comentarios que solo se dedican a poner "Hola! Me he abierto un blog nuevo, ¿me sigues?" no les haré caso.

2- Como es normal, no todos podemos tener los mismo gustos. Este blog contiene reseñas de libros y, con ellos mi opinión. No todos vamos a pensar igual, por eso pido que respetes la opinión de los demás. Si a ti te encanta un libro y a mi no, lo tengo que decir, pero no permito que se me falte el respeto y tampoco a otros visitantes porque haya dicho algo que no te gusta. Esto es así y hay que aceptarlo, te guste o no.

Y ahora una aclaración:

Leo todos y cada uno de los comentarios que me dejáis, pero si no respondo es porque sois bastantes y me llevaría mucho tiempo hacerlo. Me paso por vuestros blogs diariamente para comentaros en vuestras entradas. Si no me veis, perdón porque os habré saltado sin querer, ya que no puedo estar pendiente de todos, pero intentar, lo intento.

¡A dejarme un lindo comentario! >.<