Reseña 'Reconexión' de Neal Shusterman

8 de noviembre de 2014

Otro Sábado más, que desgraciadamente se está convirtiendo en costumbre, os dejo la reseña del último libro que he leído. Creo que voy a empezar a dejar de seguir los planes de subir Lunes y Viernes nueva reseña, ya que llevo semanas pasando de ello. Lo mejor será que suba reseña cuando tenga el libro leído, ya que muchas veces no me da tiempo de acabar la lectura que tengo pendiente a tiempo y tengo que retrasar la entrada, así que estas llegarán sea el día que sea, siempre y cuando el libro lo haya acabado.  En fin, me dejo de historias y vamos a lo que vamos. En esta ocasión os traigo la reseña de la segunda parte de una saga distópica que va de cabeza a una que recomendaría a todo el mundo ya que es alucinante. Ya disfruté de Desconexión hace unas semanas y, esta vez, le ha llegado el turno a Reconexión, que es la continuación. Desde que las chicas de Within Books no solamente hicieran una lectura conjunta de los dos libros que hay hasta ahora publicado en Español, sino que no parasen de decir por todos lados que se trata de una saga que hay que leer sí o sí, tengo unas expectativas muy altas puestas en los libros de Shusterman. Y, de momento, no me han decepcionado para nada. Reconexión vuelve a ser un libro el cual me ha dejado muy buenas sensaciones, dándome una segunda parte increíble y que ha caído en poco tiempo. Antes de entrar en más detalles, os dejo como siempre los datos que le corresponden al libro para que sepáis lo básico de él:

AVISO: Si sigues leyendo encontrarás spoilers de Desconexión, el primer libro
Título: Reconexión
Título Original: UnWholly
Trilogía/Saga: Sí
Autor: Neal Shusterman
Editorial: Anaya
Páginas: 488
Precio: 17,95€
ISBN: 9788467842012
SINOPSIS: Gracias a Connor, Lev y Risa, y a las repercusiones de su revuelta en la Cosechadora de Happy Jack, la población ya no puede seguir mirando para otro lado. Tal vez la desconexión sirva para librar a la sociedad de jóvenes problemáticos y, al mismo tiempo, para surtirla de órganos muy necesarios para los trasplantes, pero su inmoralidad ha saltado por fin a la palestra. 

Connor no da abasto dirigiendo el Cementerio, un refugio para los ASP, chicos que, como él, han huido de la desconexión. Risa, paralizada de cintura para abajo como consecuencia del atentado en la Cosechadora, teme resultar más una carga que una ayuda para él. Y Lev se ve envuelto en un movimiento clandestino que pretende rescatar diezmos, y en el cual se le venera como si fuera un dios. 

Uno de ellos será traicionado. Otro se escapará. Y el tercero se encontrará con el misterioso Cam, alguien que no existe, y hará un sorprendente descubrimiento sobre lo que se esconde detrás de la desconexión.
Cuando me embarqué en la lectura de su primera parte, Desconexión, iba buscando no solo una historia distópica diferente sino que también me dejase con la sensación de que era la primera vez que me atrevía con una. Cual fue mi sorpresa cuando lo finalicé y me di cuenta de que había encontrado un libro que me había dejado mucho más que eso. Es por eso que, cuando empecé Reconexión, no estaba muy segura de si iba a encontrarme de nuevo con lo mismo, cosa que ya de por sí estaba deseando volver a probar, sino con algunos toques para que esta segunda parte tuviera algo que la primera no tuvo y estar totalmente enganchada al libro. Reconexión muestra, una vez más, todo ese mundo cruel y egoísta que ambienta cada una de las páginas y que consigue ponerte en más de una ocasión el pelo de punta. Pero también es capaz de dar factores nuevos y espeluznantes que me dan aquello que esperaba ver, consiguiendo no solo que esta sea una segunda parte que se pone a la altura de Desconexión, sino que acabes totalmente atrapada en esta carrera a vida o muerte.

Después de que el límite de edad para una desconexión bajara hasta los diecisiete años, el número de piratas de partes que van detrás de los ASP ha aumentado para vender unos órganos que son más que necesarios para la gente en el mercado negro. Connor ha asumido el papel del lider en El Cementerio, ayudando a todos esos adolescentes cuyos padres han firmado la sentencia de desconexión, librándolos de ese tipo de estado para crear una comunidad en la que, de momento, todos están a salvo. Sin embargo, la llegada de un nuevo ASP que se hace llamar Starkey pronto desbaratará sus planes, sobre todo cuando éste se propone crear un grupo dentro de esos ASP para quitarle el poder a Connor. Risa, mientras tanto, es médico jefe de El Cementerio, pero cuando uno de los adolescentes es herido grave la hace una tontería, tendrá que llevarlo al hospital, sitio donde toda su suerte cambiará. Con motivo de defender a todo El Cementerio, Risa será llevada hacia una casa propiedad de Ciudadanía Proactiva, donde hará un pacto y descubrirá algo terrorífico que más hubiera pensado encontrar. Lev, por su parte, vive con el padre Dan y su hermano Marcus, mientras cumple sus horas de servicios a la comunidad, castigo que se le impuso para evitar que se convirtiera en la voz contra la desconexión. Pero un día recibe la inesperada visita de una chica que, en nombre de los aplaudidores, acaba con la vida que había creado después de que no se hiciera explotar. Por ello es llevado a una mansión que alberga a todos esos diezmos que son sentenciados para hacerles ver que lo que están a punto de hacer. Starkey amenaza con derrocar a Connor y poner en peligro al Cementerio, ya que los actos rebeldes del primero está enfureciendo a los de la Brigada Juvenil que los estaba dejando en paz. Risa, mientras tanto, tiene que asumir un papel que le destroza, sonriendo ante las cámaras, saliendo en portada con un ser el cual le repugna y dictando que la desconexión es lo que todos los adolescentes deberían de hacer para garantizar el futuro de los demás. Pero, ¿que sucede cuando su verdadero rival se remonta desde los principios de la guerra? ¿Qué es contra aquellos con lo que pueden luchar realmente? ¿Tienen acaso alguna esperanza de ganar? Y, ¿cuál es la verdad que se esconde tras la desconexión?

Con una premisa en la que, una vez más, Lev, Connor y Risa tienen que seguir su camino hacia la supervivencia y hacia un futuro en el cual los adolescentes no tengan que huir y vivir con miedo, Reconexión vuelve a reflejar esa sociedad que tenemos desde el principio, una sociedad con un comportamiento cruel, codicioso, arrogante e injusto condicionado por ese miedo que sienten a la hora de vérselas con la muerte y ante la idea de un cambio que pueda quitarles su existencia cómoda y placentera, mientras que unos planes van cobrando vida a la vez que se va descubriendo que es lo que hay detrás de todo este poder del gobierno y la desconexión. Siguiendo la línea del libro anterior, Reconexión vuelve a estar narrado en tercera persona jugando entre varios de los personajes que aparecen, ya sean principales o secundarios, para movernos por las diferentes partes en las que está dividida el libro. La primera de ellas es como el puente que tendremos que cruzar para encontrarnos el núcleo de lo que Neal quiere describir en esta ocasión, siendo una introducción para presentarnos a los nuevos personajes que darán de hablar durante toda la trama. En sí, nos da una información de cada uno de ellos bastante interesante que hace que sientas curiosidad por ver cual va a ser el papel que van a desempeñar en todo esto, haciendo que desde el principio tengas la necesidad de seguir leyendo para ver que es lo que pasa. A partir de entonces la trama del libro va a variar según donde nos encontremos y con quien vayamos a estar viendo cada uno de los problemas que se nos van a presentar. Los momentos de Connor son los que, al principio, más lentos se me han hecho. Ya no se trata de una trama donde la acción esté esperando en cada esquina para dar al lector una lectura muy fluida y absorbente, sino que se trata más bien de una trama que se centra en los cambios que se están produciendo en la visión de la gente, en el descubrir donde empieza la vida y que le pasa a tu alma si tu cuerpo está fracturado, así de como ir sobreviviendo con lo que se tiene, mientras el gobierno y los diferentes grupos que los componen empiezan a idear planes para luchar con ese tope de edad que se instauró para la desconexión. Por ello en Desconexión, el estar bajo la perspectiva de Connor, le daba a todo un ritmo frenético lleno de huidas, luchas y carreras para no ser pillado, siendo aquí todo lo contrario, unos momentos bastante calmados donde se verá como este tiene que lidiar con todos estos desconectables que han decidido escapar de todo.

Sin embargo, con Risa la cosa ha cambiado bastante ya que, si bien seguimos con un argumento en el que se va paso por paso pero sin ser una lectura lenta y costosa, es aquí donde nos encontramos algo bastante interesante, donde Shusterman dará el toque original y fresco a esta segunda parte. Estos capítulos se me han hecho mucho más ligeros, ha sido otra vez un no parar de leer y cada vez me he sentido más enganchada a la historia. Es con Lev con quien tendremos eso que nos daba Connor anteriormente, una acción en la que no se puede detener el avance, acontecimientos llenos de tensión que aparecen unos detrás de otros y unos giros argumentales impresionantes que consiguen que la lectura se vuelva muy dinámica, ligera y adictiva. Como veis, Reconexión es un libro que vuelve a estar a la altura, dejándonos diferentes sensaciones mientras cada uno de los personajes recorre la historia de manera diferente, consiguiendo que obtengamos diversas opiniones, visiones y emociones, siendo una lectura acelerada, que no cansa y no se hace pesada, donde Neal nos engatusa en todo este embrollo con nuevos datos, contándonos más de la historia de esa guerra que provocó la creación de este sistema y usando las sorpresas que conllevan la nueva incorporación, llevando todo eso a los momentos finales, donde encontraremos más giros en la trama si caben y una esperanza que puede que lo cambie todo, aspectos que ayudan a que todo el libro sea un vicio impresionante, el cual vamos a devorar casi sin darnos cuenta.

Si en Desconexión lo que más me gustó fue justamente ese proceso en el que el sujeto está en estado diviso para empezar a ser desconectado, lo que mas me ha gustado ver en esta segunda parte es la conexión que hay entre todos los personajes, como poco a poco sus movimientos y acciones se van entrelazando y se van juntando, para que cada uno sufra las consecuencias de aquello que está haciendo el otro. Me gusta que Shusterman muestre gran variedad de personajes, les de una misión y no pare de usarlos hasta que ya no le sirve de mucho. Toca y juega con absolutamente todos ellos y me ha encantado, no solo volver a reencontrarme con Connor, Risa y Lev, sino también adentrarme en la mente de personajes nuevos como son Starkey, Cam, Miracolina o Nelson, ya que cada uno ve su vida de manera muy diferente, se ha criado de otra forma y verá cada cosa que le sucede con ideas que van desde la rebeldía hasta la sumisión de la decisión de sus padres. Cada uno de ellos le ha dado a la trama mucha chispa y, algunos, ha dado cosas muy nuevas que ha sido genial probar o sorpresas que me ha encantado tener. El autor sabe como manejar cada uno de los personajes y le ha quedado super bien. 

Esa es una de las cosas por las que siempre me gustará la pluma de Neal, el saber aprovechar cada una de las piezas que componen su historia para llevarla sin problemas. Entrelaza los acontecimientos sin problemas, haciendo que el lector pueda disfrutar del libro y de la historia como si uno mismo estuviera dentro de ella. A pesar de que se trata de un mundo difícil de explicar y entender, sabe como transmitir cada uno de esos miedos, desesperaciones, traiciones o los escasos momentos de alegría que tienen cada uno de los personajes como si nada. Además, tiene la peculiaridad de no solo usar personas como narradores sino también objetos, algo que me ha parecido muy curioso y a la vez agradable ya que es algo que nunca había experimentado. Dando un paso más en la historia de la desconexión, no ha sido difícil seguir al autor en lo que estaba explicando, ya que usa una prosa muy sencilla y bastante entendible que no crea confusión.

Ya he mencionado que cada uno de los personajes que ha creado tienen una finalidad muy bien definida, pero creo que hay que hablar de cada uno de ellos. Empezando por Connor, sigue siendo ese chico valiente que se atreve a plantarle cara a todo aquel que quiera causarle problemas, tanto a él, como a Risa, Lev y a los demás ASP. Desde que le pusieron el brazo de Roland está un poco apartado, ya que siente como si es aparte tuviera pensamiento propio, ya que la gran mayoría de las veces tiene que reprimir la ira que le entra, provocando que ya no se acerque tanto a la gente porque no quiere hacerle daño. Tiene muchos problemas con los que tiene que lidiar, pero antes de compartir ese peso prefiere guardárselo para si mismo y estar más solitario de lo que el quiere. Risa, depsués de quedarse paralítica, tiene la seguridad de que no puede ser desconectada, pero no por ello se deja de preocupar por su gente y por ella misma. Quiere ayudar a Connor en lo que sea y se siente un poco decepcionada cuando ve que él no quiere compartir sus preocupaciones. Está dispuesta a hacer lo que sea con tal de proteger a su nueva familia y, si eso significa hacer un pacto que podría tacharla de traidora, lo haría.

Lev ha cambiado muchísimo desde el primer libro hasta ahora. Al principio no lo aguantaba mucho por esa actitud ciega que tenía, pero ya tiene los ojos bien abiertos y está dispuesto a cambiarle la vida a más de un diezmo. Es muy protector y aborrece eso de que lo consideren un mártir. Es un chico que en realidad tiene por dentro un hueco lleno de remordimientos y culpabilidad y es por ello que quiere que nadie más se sienta como él. Es valiente y decidido además de inteligente y planificador y, si antes no me gustaba, ahora es un personaje que me encanta. De los nuevos personajes que aparecen, hay que hablar de Starkey, un chico que viene con fuerza para liarla. Es problemático y por ello sus padres quieren desconectarlo, además de ser un chico que fue dejado por la cigüeña. En El Cementerio de aviones se da cuenta de que los chicos que vienen como él no son tratados de igual forma, por lo que su actitud chulesca, impulsiva y vil harán que se cree una división entre los ASP. Miracolina es una chica que empieza como empezó Lev, creyendo en que ha nacido para ser entregada en el diezmo, el cual acepta con mucha alegría. Es un personaje tozudo que no se deja llevar por aquellas personas que quieren abrirle la mente para que vea lo que significa en realidad ser un diezmo, pero ella está decidida a seguir para adelante con su misión de ser desconectada. Tiene una arrogancia sutil y un humor irónico que me ha gustado en más de una ocasión, la cual irá pensando de manera diferente capítulo a capítulo. Y Cam es el que más pena me ha dado, por decirlo de alguna forma, ya que todo lo que le pasa no es culpa suya. Es alguien quien no puede elegir el ser como es y, en muchas ocasiones, por ello la gente se mete con él, le dice cosas ofensivas o se ríen de su persona. Es alguien que quiere ser feliz y no entiende porque la gente se comporta así con él, por lo que pronto querrá convertirse en alguien que es aceptado y comprendido.

Concluyo diciendo que Reconexión es una segunda parte que vuelve a impactar y que es atrevida en cuanto a mostrar una sociedad de esta clase, en un género distópico en el cual creía que todo estaba ya inventado. Shusterman demuestra de nuevo que aún hay material para volver a sorprender, cautivarnos y producirnos escalofríos ante una historia llena de vida, muerte y supervivencia, donde nuestros protagonistas tendrán que dar hasta el último aliento para poder obtener un futuro sin desconexión.

    
 

¡Gracias a Anaya por el envío del ejemplar!

11 comentarios:

  1. He empezado a leer, he llegado al aviso y he parado :( , no soporto los spoilers así que no he continuado, Desconexión lo tengo en pendientes, a ver cuando tengo tiempo y me pongo a ello.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, hola!
    Si Desconexión me gustó, Reconexión lo hizo todavía más. Coincido contigo en que lo que más me gustó de Desconexión fue el proceso de desconexión en sí, y de reconexión, como se entrelazan todos los puntos de vista. ¡Gracias por tu reseña!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Seré sincera y diré que tiene como dos años que leí el libro y que no me atrapo demasiado. Lo que más me gusto fue el proceso de desconexión como bien dicen ustedes. Tendría que volver a leerlo porque después de tu reseña creo que valdría la pena una relectura.

    ¡Saludos, Sandra! :D

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que hace un tiempo tenía unas ganas increíbles de leer este libro pero poco a poco se me fueron y ahora estoy casi segura de que no lo voy a leer. Un besote :)

    ResponderEliminar
  5. Le tengo muchas ganas a esta saga, a ver si empiezo de una vez con ella ^^
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  6. Tiene buena pinta, me has dejado con bastantes ganas de empezar esta saga jaja. Me alegro de que te gustase tanto :)
    Gracias por la reseña.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Pinta bien!
    Visita mis blogs http://mariainwonderlandbook.blogspot.fr/ y http://mariainmagazine.blogspot.fr/

    ResponderEliminar
  8. Sinceramente el primero me gustó más pero este tiene unos puntos muy buenos ^^
    <3

    ResponderEliminar
  9. Hola :).
    Pues como no me he leído el primero, no he leído la reseña, pero me llama bastante la atención así que... espero poder leerlo algún día ._.

    Besos <3

    ResponderEliminar
  10. Holaaa!!!
    tengo demasiadas ganas de leer los libros!!!
    todos los aman <3
    ahora quedé pobre (post FILSA)
    pero ya me recuperaré <3
    cariños

    ResponderEliminar
  11. Pinta muy bien, me apunto la saga.
    Un saludo, nos leemos!
    http://eltinteroabierto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

¿De verdad? ¿me vas a dejar un comentario? *O* ¡Muchísimas gracias! Eso sí, no puedo dejar que pongas cualquier cosa y, es por ello, que hay unas pautas que se deberían seguir:

1- Permito algún comentario con enlaces a tu blog, pero solo UN COMENTARIO. No vale que me pongas tu blog en todos los comentarios que me vas dejando. Por supuesto, a los comentarios que solo se dedican a poner "Hola! Me he abierto un blog nuevo, ¿me sigues?" no les haré caso.

2- Como es normal, no todos podemos tener los mismo gustos. Este blog contiene reseñas de libros y, con ellos mi opinión. No todos vamos a pensar igual, por eso pido que respetes la opinión de los demás. Si a ti te encanta un libro y a mi no, lo tengo que decir, pero no permito que se me falte el respeto y tampoco a otros visitantes porque haya dicho algo que no te gusta. Esto es así y hay que aceptarlo, te guste o no.

Y ahora una aclaración:

Leo todos y cada uno de los comentarios que me dejáis, pero si no respondo es porque sois bastantes y me llevaría mucho tiempo hacerlo. Me paso por vuestros blogs diariamente para comentaros en vuestras entradas. Si no me veis, perdón porque os habré saltado sin querer, ya que no puedo estar pendiente de todos, pero intentar, lo intento.

¡A dejarme un lindo comentario! >.<