Reseña 'Desconexión' de Neal Shusterman

5 de septiembre de 2014

¡Primera reseña de Septiembre! Y no he empezado nada mal el mes, ya que os traigo la reseña de un libro que me ha gustado muchísimo. Desconexión es el inicio de otra trilogía distópica, la cual ya le tenía echado el ojo desde hace tiempo pero que, por falta de tiempo y el ir posponiendo su lectura, no he leído hasta ahora. En el blog Within Books, durante estos meses de atrás, han estado haciendo una Lectura Conjunta de los dos primeros libros de Neal Shusterman, a la cual no pude apuntarme por lo ocupada que he estado, pero las ganas que tenía por leer Desconexión eran enormes. No ya solamente por las buenas críticas que recoge, sino también por las recomendaciones constantes que me han ido dejando, así que no he esperado más y me he puesto con él. Y deciros que me arrepiento de no haber cogido este libro antes porque ha sido una maravilla poder empaparme de sus páginas y su trama, diseñada para que no sea fácil de olvidar y con la cual, después de haberte leído el libro, sigas pensando detenidamente en ella. Antes de dejaros más de mi impresión con este libro, os dejo la sinopsis:


Título: Desconexión
Título original: Unwind
Trilogía: Sí
Autor: Neal Shusterman
Editorial: Anaya
Páginas: 414
Precio: 16'50€

ISBN: 9788467829396
SINOPSIS: ¿Qué harías si decidieran desconectarte? Connor, Risa y Lev tal vez consigan escapar..., pero ¿sobrevivirán? Tres vidas distintas. Una ley implacable. Un único final. Solo si llegan a los dieciocho podrán evitarlo. La Segunda Guerra Civil de Estados Unidos, también conocida como «Guerra Interna», fue un conflicto prolongado y sangriento que concluyó con una resolución escalofriante: la vida humana se considerará inviolable desde el momento de la concepción hasta que el niño cumpla los trece años, entre los trece y los dieciocho años de edad, sin embargo, los padres pueden decidir «abortar» a su hijo de modo retroactivo... con la condición de que el hijo, desde un punto de vista técnico, no muera. Al proceso por el cual se acaba con él al mismo tiempo que se le conserva con vida se le llama «desconexión». Actualmente, la desconexión es una práctica frecuente y socialmente aceptada.
Cuando alguien como yo, que lleva arrastrando muchos libros distópicos se atreve y adentra en otro, lo que se busca es un libro cuya historia aporte a este género algo nuevo y no ideas que estás más que trilladas, manoseadas o usadas. Desconexión es, simplemente, un libro fantástico que cumple con esa función, un libro que, dentro de este género, aporta un mundo espeluznante, cruel, diferente, impactante, que te pone los pelos de punta y que te atrapa, donde la muerte juega con la vida de aquellos que tienen que sufrir las consecuencias de una guerra surgida por pequeñeces en donde la política, los ideales y lo que se supone que para ellos es lo correcto tenían gran protagonismo. Y es que este libro es único, tiene algo personal que pocos libros pueden contar y, solo con ello, Desconexión te gana totalmente.

Connor, Risa y Lev son tres adolescentes que van a ser desconectados. El primero por mala conducta, la segunda porque el Estado ya no quiere hacerse cargo de ella y el tercero porque, bueno, es el diezmo, y según su creencia, en una familia de diez hijos, el último debe ser entregado a Dios como ofrenda. Y Mientras Lev acepta lo que es, Connor y Risa no están dispuestos a dejarse llevar por las normas y a ser desconectados. Es por ello que se dan a la fuga y se convierten en lo que se conoce como ASP, aquellos desconectables que son capaces de librarse de las garras del Estado. En su camino hacia un lugar desconocido para ellos donde podrían estar seguros, los tres irán irán encontrando problemas en su avance y, cuando son traicionados, las cosas se ponen peores. Mientras huyen, Connor y Risa dan con una mujer que los acepta durante unos días para luego enviarlos a una especie de base junto a otro grupo de chicos, donde allí vivirán sin ser detectados. Por su parte, Lev ha perdido a Connor y Lisa y se juntará con un chico al que llama CiFi. Los tres aprenderán a sobrevivir y no solo aprendiendo cosas nuevas sino también viendo la realidad de su sociedad, una en la que están condenados desde que cumplen los trece años si ocurre alguna cosa. Pero lo que no saben es que sus primeros actos han encendido una mecha que podría cambiarlo todo, avivar una rebelión que, desde hace tiempo, duerme y que ahora ha despertado gracias a la esperanza que les ha llegado. ¿Y si las cosas pudieran cambiar para todos ellos? ¿Y si está en sus manos acabar de una vez por todas con aquello que los somete? No es fácil y lo saben, pero lucharán hasta el final para intentar que, próximas generaciones, no tengan que vivir con el miedo de ser desconectados.

Con más o menos esa premisa, Neal Schusterman nos presenta una sociedad oscura y desgarradora, donde las diferentes creencias entre lo que está bien y en lo que hay tras la muerte se unen para dar lugar a algo atroz, donde tres jóvenes tendrán que luchar a contracorriente si lo que quieren es conseguir esa esperanza que tanta falta les hace para poder sobrevivir. Y es que Desconexión está contado, en todo momento, en tercera persona desde los diferentes puntos de vista de los tres protagonistas como de aquellos personajes que los tres primeros se van encontrando por el camino, haciendo que este mundo cobre más amplitud, se pueda apreciar realmente como es y se pueda sentir el miedo, la frustración y la rabia que hay en general, además de tener una visión diferente en el modo de actuar de cada una de las personas y situaciones. El libro en sí esta dividido en siete partes que serán introducidas con un texto que sirve para comprender un poco más todo aquello en lo que nos vamos a sumergir, parte que empieza contándonos la vida de Connor, Risa y Lev y como han llegado a convertirse en desconectados, que irá evolucionando a partes donde los tres van uniendo sus historias con la de los demás afectados para dar rienda a una lucha por sus derechos y una madurez por parte de los personajes increíble. Desde el principio, el libro ya resulta suculento ya que el autor consigue atraparnos fácilmente con esos momentos llenísimos de acción, inteligencia, tensión y reflexión sobre la muerte. Aunque el ritmo rápido que adopta la trama al principio se irá perdiendo, todo eso queda sustituido por otros toques que consiguen que la lectura siga siendo muy fluida, ágil y totalmente adictiva gracias a las historias que Neal nos va dejando acerca de esa guerra interna, acerca del proceso de la desconexión y acerca de otras vidas, secciones del libro que tendrán más momentos reflexivos pero, sobre todo, que sirven para sorprendernos con los pequeños detalles que quizás no se nos quedan del todo grabados, pero que tan bien han sido llevado y que los mete en ciertas frases, consiguiendo dar una vuelta de tuerca a todo eso que nos hemos ido montando en la mente. Por tanto, Desconexión es un libro que no decae en ningún momento, donde no existe eso de dejar el libro porque no te consigue enganchar lo suficiente, puesto que ya sea por la conexión con los personajes o por el interés de saber más, el libro se va pasando sin que nos demos cuenta, con unos momentos finales hechos para emocionarte, ponerte triste, sentir también esa rabia que se demuestra cada dos por tres y, sobre todo, para ver lo injusta que llega a ser la vida de un adolescente y las desventajas que uno tiene.

Lo que ha hecho grande a este libro y, por tanto, lo que más me ha gustado saborear en él, es la desconexión, una idea tan fresca y original y a la vez tan maléfica que le ha dado ese aire fresco a un género distópico más que explotado. Por supuesto, es algo que queda muy bien expuesto al lector, teniendo incluso un acercamiento a que es lo que realmente hacen y como sucede, tan próximo, que lo sientes en tu propio cuerpo, la impotencia que uno sufre en el momento en el que está siendo intervenido y en lo duro que es ver los pasos que van haciendo. En serio, tener una explicación tan explícita del proceso es lo que más me ha afectado de todo el libro, ha sido chocante y demoledor ver lo que tienen que pasar y lo que cada personaje tiene que ver y ha sido una cosa tan fuerte y que no esperaba en absoluto que, si a mi me lo hicieran, estaría muerta de miedo en todo momento. Que si quedase una parte de mi viva, no haría más que pensar en ese momento porque es muy aterrador.

Otra de las cosas que me gustaría destacar de este libro es la conexión que poco a poco van a ir sufriendo cada uno de los personajes de la historia y como van afectando en su transcurso que, si alguien hace un paso hacia la derecha, ese paso puede interferir en el camino de los demás con más problemas o con un cambio en la manera de pensar y comportarse ante la situación. Me ha encantado ver esa unión, observar como el mínimo cambio en laguna parte puede repercutir de manera trascendental en la historia de los demás y, haciendo eso, el autor lo hace todo más personal y verdadero.

Ahora, si tuviera que señalar alguna cosa mala de este libro y que ya os digo que son mínimas, sería el no explorar algunas partes. Por ejemplo, a los Aplaudidores que, al ser el primer libro de una trilogía, es posible que más adelante podamos conocer a esa banda mejor, pero si que me hubiera gustado saber quién los dirige, como trabajan realmente y hasta donde llegan, para saber como se mueven, como idean los planes y como consiguen hacerse con las herramientas necesarias para dar su golpe. Esto solo lo menciono como algo que si que me hubiera gustado ver con algo más de profundidad, pero como esta primera parte se centra más en otros aspectos, tampoco es un error fatal no haber hablando más de ellos.

Neal es un escritor que tiene una pluma increíble, que sabe como llevar al lector a través de sus libros con tanta facilidad, que éste no encuentra ninguna dificultad para seguir la lectura. Cuando escribe, deja frases con doble sentido que siempre te dejan en qué pensar y siempre va directo al grano, sin dejar de lado las descripciones que son necesarias para no perdernos en ningún momento. Sabe como tiene que llevar esta trama y ha sabido moldearla desde el principio, sin saltarse alguna cosa para que haya alguna debilidad. Es capaz de transmitirte muchas emociones y pocos son los autores que saben hacerlo por lo que siempre, a través de una manera muy inteligente, te transportará a ese mundo para que hasta tu sufras la desconexión.

Y a la hora de crear a sus personajes también ha sido muy calculador. Estos personajes que nos acompañaran tienen vida gracias a la manera en la que han sido hechos, con tanta dimensión y trasfondo que no se quedar en unos simples personajes, sino que cada uno de ellos tiene su comportamiento establecido que los hace muy manejables. Empezando por Connor, es un chico que ha pasa por bastantes cosas. Viene de una familia que le ha criado como uno más, pero desde siempre ha mostrado tener un genio que no le va a beneficiar. Se ha metido en peleas ya que no puede controlarlo y es por eso por lo que sus padres deciden desconectarlo. Desde el primer momento en el que lo vemos, se ve claramente que es un chico de ideas rápidas, que no teme hacer cualquier locura si eso supone escarparse de aquellos que lo quieren desconectar. Es un chico humilde que protege a cualquiera sin problemas, el cual también demuestra alguien muy cercano, con alma de líder y con un corazón que lo hace cariñoso y dulce cuando alguien le gusta.

Risa es una chica que la ha estado criando el Estado pero, cuando este ya no puede hacerse cargo de ella, deciden desconectarla. Al principio no sabía muy bien como iba a comportarse este personaje, pero me ha encantado ver que es alguien capaz de defenderse y cuidarse por sí sola. Aunque en algunas ocasiones se apoya en Connor, lucha y se defiende, es de los dos la que se toma las cosas con pausa para pensarlas bien y no cometer ese fallo que viene con las decisiones precipitadas. Sabe como salir de un apuro, incluso aunque este sea grande y lo tiene todo bastante claro y que es lo que debería de hacer. El personaje que más me ha sorprendido por la enorme evolución que tiene es Lev, un chico que al principio por una parte entendía su postura, ya que lo que hacía y decía es por culpa de años de lavado de cerebro, pero que por otra parte me daban ganas de entrar en el libro para hacerle ver lo equivocado que estaba. Nada más conocerlo es u niño que piensa que Dios lo es todo y no hay anda más y, por ello, debe de servirle como buen creyente que es. Y, como una de sus misiones es la de servir como diezmo, cuando esto falla empieza a ponerse tonto, adoptando un carácter que no me ha gustado nada solo porque piensa que ser lo que es está bien ya que a´si lo quiere su señor. Pensaba que iba a ser todo el rato así, pero menos mal que cambia totalmente, cogiendo un pensamiento muy distinto y fortaleciéndose por el camino. Si antes teníamos a un niño lleno de rabia y venganza porque no le han dejado entregarse a Dios, más tarde tenemos a un chico también lleno de ira y venganza, pero dirigido a todas aquellas personas que le han hecho pasar por todo lo que ha pasado. Vamos, que ha sido al final uno de mis personajes preferidos y todo.

En definitiva, Desconexión tiene de todo: una trama a la que no podrás dejar de lado tan fácilmente, unos personajes tan completos y bien generados que se quedan contigo mucho tiempo y un sin fin de emociones por el camino, una combinación que se une a la destreza que tiene este autor a la hora de narrar cada capítulo de manera tan reflexiva que deja un gran sabor de boca. Empecé Desconexión sin saber muy bien que es lo que verdaderamente iba a encontrar y como me iba a sentar, y ha sido tan fascinante que volvería a repetir.

    


¡Muchas gracias a Anaya por el envío del ejemplar!

15 comentarios:

  1. A mi también me gustó mucho el libro, la verdad, los personajes son muy buenos y están perfectamente hechos. La narración de Shusterman es... sin palabras. Y tiene algo que te hace engancharte al libro y que no puedas parar de leer hasta terminartelo.
    Me alegro de que te haya gustado, gracias por la reseña :)

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. A este libro le tengo bastantes ganas, sobre todo tras leer tu reseña y ver que te ha gustado muchísimo ^^
    Muchas gracias por la reseña.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  3. Me ha alegrado muchísimo saber que te ha gustado, porque justamente ahora lo estoy leyendo yo y estaba deseando saber alguna opinión fiable sobre él. A ver si tengo suerte y me gusta tanto como a ti!
    un beso :)

    ResponderEliminar
  4. ufff lo pintas tan bien, que quien se va a resistir..... aiiiis me ha picado la curiosidad jajaja ahora lo quiero leer!!!

    ResponderEliminar
  5. Pedazo de reseña guapa, definitiva y absolutamente me pienso leer este libro. Lo pintas tan genialoso que no me puedo resistir♥
    Besitos<3

    ResponderEliminar
  6. Tengo muchas ganas de leer este libro! Desde hace tiempo que leo excelentes reseñas al respecto :O
    Espero poder leerlo pronto *-*
    Lindo Blog :D

    ResponderEliminar
  7. Hola^^
    Me llama mucho y tras tu reseña aún más.
    besos!

    ResponderEliminar
  8. Hace un tiempo leí unas cuantas reseñas y recuerdo que ya me intrigó... luego se ve que lo fui dejando pasar y me olvidé de él. Gracias por refrescármelo, ahora sí lo anoto. besos

    ResponderEliminar
  9. Hola :)
    Yo lo quiero leer, de hecho, le tengo muuuuuuchas ganas. Espero que dentro de poco pueda ponerme con ello.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Holaaa
    Creo que el comentario que te había puesto no se ha enviado correctamente:(
    Bueno, básicamente era que yo pienso que no tiene la fama por así decirlo este libro como se merece porque siempre leo críticas buenas como la tuya pero no es muy conocida. Y que me has convencido para leerlo a pesar de esas "cosillas" malas que puede tener.
    Besos^^

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que este libro me aburrió...

    Un beso^^

    ResponderEliminar
  12. Hola!
    Me llama mucho, ya sea por la sinopsis o por las reseñas que dicen que es bastante bueno...
    Con tu puntuación me lo apunto a mi lista de pendientes ^-^!
    Un beso :)!

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola! Los dos libros publicados por esta saga me encantaron, son totalmente adictivos. Es una de las sagas que más me gusta, la prosa de Shusterman es genial.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola!
    Le tengo muchisimas ganas a esta saga, desde que salió que me llama la atención y buf... I WANT IT. Parece un libro que no te deja dormir, que te mantiene enganchado y menuda puntuación que le has puesto... los necesito.

    Besos <3

    ResponderEliminar
  15. Hola, muy buenas :) Vi como me dejaste un comentario en mi blog cronicasdeunjovenchiflado.blogspot.com.es me hizo mucha ilusión que nada más empezar tener un comentario de una persona con tantos seguidores y con tanta experiencia :) le he echado un vistazo y me ha encantado jejejeje te he seguido y espero que hagas lo mismo (me encantaría ^º^) y bueno jejejeje solo eso :)

    ResponderEliminar

¿De verdad? ¿me vas a dejar un comentario? *O* ¡Muchísimas gracias! Eso sí, no puedo dejar que pongas cualquier cosa y, es por ello, que hay unas pautas que se deberían seguir:

1- Permito algún comentario con enlaces a tu blog, pero solo UN COMENTARIO. No vale que me pongas tu blog en todos los comentarios que me vas dejando. Por supuesto, a los comentarios que solo se dedican a poner "Hola! Me he abierto un blog nuevo, ¿me sigues?" no les haré caso.

2- Como es normal, no todos podemos tener los mismo gustos. Este blog contiene reseñas de libros y, con ellos mi opinión. No todos vamos a pensar igual, por eso pido que respetes la opinión de los demás. Si a ti te encanta un libro y a mi no, lo tengo que decir, pero no permito que se me falte el respeto y tampoco a otros visitantes porque haya dicho algo que no te gusta. Esto es así y hay que aceptarlo, te guste o no.

Y ahora una aclaración:

Leo todos y cada uno de los comentarios que me dejáis, pero si no respondo es porque sois bastantes y me llevaría mucho tiempo hacerlo. Me paso por vuestros blogs diariamente para comentaros en vuestras entradas. Si no me veis, perdón porque os habré saltado sin querer, ya que no puedo estar pendiente de todos, pero intentar, lo intento.

¡A dejarme un lindo comentario! >.<