Reseña 'La Declaración' de Gemma Malley

9 de octubre de 2013

Después de haber leído seguidamente tres libros que entran dentro del género romántico, quería cambiar de aires, así que decidí buscar algo. Como ya he dicho más de una vez, en Facebook estoy dentro de un grupo de lectoras, las cuales van subiendo los libros que van encontrando interesantes para poder compartirlos con los demás. En ésta búsqueda encontré algo que me llamó la atención nada más mirar su portada inglesa. Me resultó muy bonita y llamativa, así que investigué un poco más leyendo la sinopsis. Y sí, parecía bastante interesante, uno de esos libros que me gustan a mí por estar ambientados en un futuro posible, una distopía. Una vez que lo he leído, tengo que decir que al principio pensaba que era una cosa totalmente distinta a lo que me esperaba y que me iba a decepcionar un poco, pero luego ha cambiado tanto la cosa, que ha acabado gustándome. ¡Aquí tenéis la sinopsis!


«Me llamo Anna y no debería estar aquí. No debería existir. Pero existo.»


Año 2140, Inglaterra. La creación de un fármaco contra el envejecimiento ha permitido vencer la enfermedad y la muerte. Con el fin de evitar la superpoblación del planeta, se promulga la Declaración, ley fundamental que prohíbe a las parejas tener hijos. Las personas que nacen a pesar de esta ley se denominan Excedentes y no tienen derecho a vivir en el mundo de los Legales, pero, adiestrados correctamente, pueden ser muy valiosos como mano de obra esclavizada y desechable. Anna tiene quince años y es una Excedente. Despojada de su apellido, de su pasado y recluida en un centro de internamiento, su vida se reduce a trabajar duro para convertirse en Empleada Valiosa. Sin embargo, la llegada de un misterioso joven llamado Peter dará un giro radical a su vida, hasta el punto de hacer tambalear el siniestro orden social que la arrogancia y la codicia del hombre han creado.

No conocía a Gemma Malley de antes, creo que he llegado a un momento en el que no hago más que conocer autores, algunos increíbles y maravillosos. En este libro, la autora no es que me haya encantado, quiero decir, se nota de sobra que tiene una enorme imaginación después de haber escrito esta historia, pero pienso que podría haberle sacado un provecho mucho más grande y hacer la historia más atrayente. Ha tenido una idea muy interesante y es el meter un objeto, un diario, para conocer los dos puntos de vista de Anna, la protagonista.

Si bien la historia está narrada en tercera persona, combinando entre los diversos personajes, la presencia de este objeto hace que conozcamos mejor los sentimientos de Anna, como se siente en cada momento, como ve las cosas y como va cambiando de opinión. Además, el hecho de que juegue con los personajes ayuda a ver distintos puntos de vista y cada uno aporta nueva e interesante información, pues en un principio tuve la sensación de que no íbamos a conocer demasiado como es la vida de los "Legales" más allá de los muros de Grange Hall.

La Declaración se centra en Anna, una adolescente excedente que vive en una especie de orfanato para albergar a gente como ella, hijos de legales que han incumplido la ley. Allí se les explica que ellos no deberían de existir, que lo único que deben aprender es hacer cosas tales como limpiar, planchar, comportarse adecuadamente, intentar se invisible, etc. para, en un determinado tiempo, ser el ama de casa de alguna persona legal. Anna es un ejemplo a seguir allí dentro, sabe lo que su existencia significa, que sus padres son unos delincuentes por haberla traído al mundo, así que no tiene ningún reparo en obedecer las órdenes que le dan sin quejarse, ya que eso podría volverla a las palizas que quiere evitar. Un día aparece un nuevo excedente en Grange Hall, un chico llamado Peter que dará varios problemas dentro del centro. Sin embargo, su comportamiento es premeditado pues Peter tiene una misión que cumplir: encontrar a Anna y sacarla de allí. La única manera de hacerlo es a través de los calabozos del sótano donde son enviados los chicos y chicas que se niegan a cumplir las normas. Y ellos dos las han roto.

Anna me ha sacado de quicio en numerosas ocasiones. No se si es porque vive con el miedo de pensar algo distinto a lo que le han enseñado, un miedo por darse cuenta de que todo lo que le han dicho y le han enseñado no tiene porqué ser correcto o verdadero y un miedo por lo desconocido pero, ¿en serio cree que es bueno todo lo que ha tenido que pasar? ¿Todos los golpes, las noches y días sin comer? Creo que en el fondo sabe que lo que le dice Peter es cierto, pero ha sido bastante terca y le ha costado admitirlo. Creo que se ve una evolución favorable en ella a lo largo de la lectura. Anna empieza como si aún fuera una niña, la he visto muy inmadura al principio. Luego la he visto más con la cabeza en los pies, sabiendo como llevar la situación y la he visto muy valiente.

Peter se conoce mejor a partir del casi final del libro y la verdad es que creo que ha sido una buena decisión ya que mantiene la sorpresa guardada. Aparece con un aire de misterio, da a conocer que sabe cosas que poca gente más conoce. Es un personaje que sabe muy bien como tiene que actuar, muy seguro de sí mismo aunque no le gusta que la gente vea que tiene miedo en algunos momentos, intenta ocultarlo. Sus sentimientos con Anna son confusos, pero se ve que le tiene un aprecio y cariño muy grande, por lo que hace todo lo posible por mantenerla a salvo.

Uno de los personajes secundarios que más me han gustado ha sido Julia Sharpe. Parece ser que, a pesar de ser Legal, tiene un poco de sentido común. Es diferente al resto de la población, lo ve distinto. No está de acuerdo en algunas cosas, pero tampoco las puede decir porque podrían mandarla a la cárcel, y tendrá un papel importante en algún momento. La que más he odiado ha sido a la señora Pincent. Cruel y despiadada no le importa dar palizas a los excedentes. Una persona fría y calculadora a la que todos, incluso los trabajadores de Grange Hall, temen.

Aunque los primeros capítulos se me han hecho algo repetitivos y lentos, luego se vuelve más emocionante, un libro que refleja una sociedad egoísta y que nos enseña hasta qué punto es capaz de llegar la gente para mantener las cosas tal y como están, todo ello con un final interesante. Eso es lo que me ha hecho decidir el tener que seguir leyendo el siguiente libro de la trilogía porque veo que va a haber muchas más acción, se van a descubrir cosas nuevas y estoy segura de que habrá una mayor evolución de los personajes y de la sociedad. Además, no quiero quedarme con una mala impresión de Anna porque es un personaje que puede dar mucho más de sí.

  



2 comentarios:

  1. Me encantaría leerlo, he leído otras reseñas anteriormente y pinta bastante interesante. Por cierto, te ha quedado una reseña muy completa.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias, Saru! Un beso :D

    ResponderEliminar

¿De verdad? ¿me vas a dejar un comentario? *O* ¡Muchísimas gracias! Eso sí, no puedo dejar que pongas cualquier cosa y, es por ello, que hay unas pautas que se deberían seguir:

1- Permito algún comentario con enlaces a tu blog, pero solo UN COMENTARIO. No vale que me pongas tu blog en todos los comentarios que me vas dejando. Por supuesto, a los comentarios que solo se dedican a poner "Hola! Me he abierto un blog nuevo, ¿me sigues?" no les haré caso.

2- Como es normal, no todos podemos tener los mismo gustos. Este blog contiene reseñas de libros y, con ellos mi opinión. No todos vamos a pensar igual, por eso pido que respetes la opinión de los demás. Si a ti te encanta un libro y a mi no, lo tengo que decir, pero no permito que se me falte el respeto y tampoco a otros visitantes porque haya dicho algo que no te gusta. Esto es así y hay que aceptarlo, te guste o no.

Y ahora una aclaración:

Leo todos y cada uno de los comentarios que me dejáis, pero si no respondo es porque sois bastantes y me llevaría mucho tiempo hacerlo. Me paso por vuestros blogs diariamente para comentaros en vuestras entradas. Si no me veis, perdón porque os habré saltado sin querer, ya que no puedo estar pendiente de todos, pero intentar, lo intento.

¡A dejarme un lindo comentario! >.<