Reseña 'Sangre de Fuego' de Elly Blake

29 de junio de 2018

¡Hola ciudadanos! Pues ya estamos de nuevo a viernes, ¡qué rapidez! En el día de hoy vengo con una nueva reseña, esta vez la de la segunda parte de la trilogía que empezó con Sangre de Hielo de Elly Blake, un libro que no estuvo mal pero que tampoco me dejó entusiasmada. Como me habían dicho que esa continuación, Sangre de Fuego, era mejor que la primera parte, me lancé con ganas. Y es cierto que tiene un paso más que Sangre de Hielo, pero aún sigue sin entusiasmarme esta historia. ¡Os dejo con mi opinión completa! Pero antes...

Título: Sangre de Fuego 
Título original: Fireblood 
Trilogía/Saga: Sí 
Autor/a: Elly Blake 
Editorial: Roca 
Páginas: 384 
Precio: 17,90€ 
ISBN: 9788417092870 
SINOPSIS: El hielo y el fuego continúan en guerra. Ruby ha derrotado al tirano Rey, y Arcus, el guerrero exiliado que conquistó su corazón, se ha proclamado por derecho como el nuevo gobernante del reino de Frostblood. Pero Ruby es la única Fireblood en un castillo de hielo, y las cortesanas no la aceptarán. Aún peor, la maldición oscura desatada por el cruel rey, está asolando al reino, que ahora se encuentra en medio de la destrucción y el terror, y Ruby es la única que podrá detener el nuevo curso del reino. Para poder encontrar los conocimientos que necesita, Ruby deberá abandonar a Arcus y emprender un viaje hacia la lejana tierra del sur de los Firebloods. Pero todo ha cambiado en su ciudad de nacimiento, y ahora es imposible distinguir entre aliados y enemigos. Y para poder salvar ambos reinos, Ruby deberá descubrir en quien puede confiar, y desatar todos sus poderes en una batalla contra la oscuridad.

Ruby ha conseguido liberar a Tempesia de la tiranía del rey Rasmus, el rey sangre de hielo que asesinó a todos los Sangre de Fuego, como ella, que vivían en el reino. Pero Rasmus, en realidad, escondía un poder oscuro y maligno, ahora suelto, capaz de desatar guerras con su sed de sangre. El Minax es un peligro y, cada vez, está más cerca. Ruby lo siente, lo ve y habla con él. Y, ahora que Arcus se ha hecho con el trono, siendo el heredero, es posible que en Tempesia pueda cambiar algo la cosa. no obstante, Rasmus ha hecho que la gente, los sangre de hielo, vean con ojos maliciosos a Ruby solo por ser quien es. Así que, cuando los primeros ataques en represalia comience, a Ruby no el queda más remedio que poner su plan, el de eliminar la Minax para siempre, en marca. Con la ayuda de Kai, un Sangre de Fuego misterioso, coqueto, de sonrisa traviesa y que podría hacer crecer en Ruby sentimientos insospechados, el viaje a Sudesia, su reino natal, podría albergar más secretos y desvelaciones de lo que Ruby piense. La misión de encontrar aquello con lo que poder vencer al Minax desembocará en una serie de eventos que, quiera Ruby o no, sellan su destino, así como su futuro. Porque, quizás, todo lo que conocía, todo lo que ella era, no era más que una ilusión de la realidad.

Sangre de Fuego tiene lugar un tiempo después de los últimos acontecimientos de Sangre de Hielo, ahora estando Arcus en el trono en un intento de encontrar la paz entre los Sangre de Hielo y los Sangre de Fuego, para evitar más masacres y la guerra. Estando una vez más contado en primera persona por Ruby, en esta ocasión no se trata de un libro dividido en partes, sino que todo fluye seguidamente. Así pues, los primeros capítulos son para asentarnos en esta nueva situación, con las tensiones entre los Sangre de Hielo y los Sangre de Fuego más fuerte que nunca, por lo que van a ser capítulos en los que, además de ser un recordatorio de lo que ha sucedido y servir para plantar la semilla de lo que crecerá a partir de ahí, ya vas a tener que estar atenta a cualquier cosa. Y así lo demuestra cuando las primera escenas de batallas y acción tengan lugar, capítulos con fuerza que consiguen engancharte a la trama sin problemas desde el primer momento. Es así como partirá el resto de la historia, una cargada con un sin fin de pequeños giros que se empezarán a ver a mitad del libro que consigue, algunos, sorprenderte, mezclándose con una serie de pruebas a las que tendrá que enfrentarse Ruby, dando ese toque peligroso con el que las páginas andan solas y pasan volando. Es cierto que, quizás, haya alguna que otra parte más lenta, solo para desarrollar la parte de los sentimientos de Ruby con la presencia de un nuevo mundo, Kai, y nuevas verdades sobre ella. Pero, en sí, esta segunda parte hace ver que tiene la historia más asentada, una lectura rápida, sin complicaciones, al estilo del primer libro en cuanto a descripciones y narración, con más movimiento que el libro anterior y con unos capítulos finales de infarto en los que va a pasar de todo: más giros en la trama, más grandes y sorprendentes que lo van a cambiar todo; enfrentamientos impensables, alianzas de lucha, una supervivencia que harán de este libro uno que, al acabar, te deja con ganas de leer ya el tercer y último libro por todo lo que está a punto de venir.

Lo que quiero destacar de este libro es que, si bien en el primero conocíamos Tempesia y su situación actual con el rey Sangre de Hielo Rasmus, en esta ocasión nos asentaremos en Sudesia, un reino diferente, y más cálido, por el que podremos andar. Desde el primer momento en el que ponemos un pie en la tierra de este reino ya empezamos a ver que es muy diferente a lo que habíamos visto hasta ahora, expandiendo la ambientación y mostrándonos cosas nuevas que, quizás, me cojearon en el primer libro. Me ha gustado conocer este nuevo reino, conocer sus costumbres y su manera de vivir, su cultura y su gente. Además, creo que ha sido una buena idea por parte de la autora meternos en las entrañas del palacio donde la reina Sangre de Fuego vive y hace sus tareas, así se puede conocer mejor cómo funciona todo. El tema de los maestros me ha gustado, y se ha notado mucho que estamos ante un reino plagado de magia, muchas creencias y, sobre todo, esperanza, ganas de luchar y de volver a ser lo que eran antes, sin tener que sentir miedo de pisar Tempesia y morir bajo las garras de algún Sangre de Hielo.

Sin embargo, he visto dos puntos negativos principales que han hecho que este libro no tenga una mayor puntuación. Lo primero que quiero comentar es la parte de las pruebas de Ruy, así como la emoción del libro. Ruby, para llevar a cabo la misión de destruir al Minax tiene que conseguir controlar sus poderes mucho mejor. Y, para ello, la ponen a prueba. A mí, estas partes se me han hecho bastante fáciles, es decir, se nota que pueden ser peligrosas, pero se nota tan poco ese peligro, la resolución de estas pruebas es tan rápida que apenas se pueden saborear bien, no llegan a  transmitirte nada. En muchas ocasiones he notado eso, como que no termina de arrancar la cosa, no termina de dar todo lo que tiene que dar y no termina de explotar. Se queda todo muy blando, flojo, de paso. Me hubiera gustado más peligro, más emoción, más lucha. El otro punto negativo es el romance. Si ya en el primer libro los sentimientos que se crearon entre Ruby y Arcus me parecieron sosos, precipitado y para anda creíbles, introducir una especie de triángulo amoroso con la aparición de Kai en la vida de Ruby no ha hecho que se haga más creíble. Es un romance sin gracia, que sigue sin transmitir, sin decirme nada. Eso sí, se nota que Kai tiene más fuego en la sangre porque, como personaje y posible pretendiente, me ha gustado más que Arcus. Éste, frío como buen Sangre de Hielo que es, hizo que no conectara con él. Sin embargo, Kai es mucho más abierto, más travieso, más pillín, más divertido. Ha dado mucho juego y, aunque en algunas partes parecía completamente desaprovechado, se ha ganado más partes de mí que Arcus.

En resumen, Sangre de Fuego es una continuación que consigue superar un poco a su antecesora, una historia mejor asentada, más rápida y más entretenida, con giros que consiguen sorprender y escenas de acción que, aunque se quedan algo rezagadas, consiguen hacer de esta lectura una lo suficientemente llevadera como para gustarte.

¡Muchas gracias a Roca por el envío del ejemplar!

6 comentarios:

  1. Aunque hayas hablado tan bien del libro, no creo que sea un libro para mí
    Gracias por la reseña!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Me parece interesante eso de que esté ambientado en otro reino y que se aprecien claramente las diferencias. De todas formas, yo no leí el primero y por el momento no me apetecen demasiado así que imagino que los dejaré pasar. Un besote :)

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Leí Sangre de hielo y no me entusiasmó en absoluto, sentí que le faltaba de todo, así que no pensaba darle una oportunidad a este. Estaba esperando una reseña que lo confirmase, pero ahora me han entrado dudas! Y curiosidad por saber lo que pasa. A lo mejor termino dándole una oportunidad.
    Mil besos!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Paso de puntillas porque no he leído el primero, pero la verdad es que me apetece mucho, a ver si puedo hacerlo prontito :) ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  5. Leí el primero y fue una decepción muy grande!... no creo poder leer un segundo de esta historia, pero gracias por la reseña

    ResponderEliminar
  6. Coincido contigo!! Como ya te comenté en instagram, esta parte también me ha gustado más que la primera y se lee muy rápido!! :)
    Besos guapa!!

    ResponderEliminar

¿De verdad? ¿me vas a dejar un comentario? *O* ¡Muchísimas gracias! Eso sí, no puedo dejar que pongas cualquier cosa y, es por ello, que hay unas pautas que se deberían seguir:

1- Permito algún comentario con enlaces a tu blog, pero solo UN COMENTARIO. No vale que me pongas tu blog en todos los comentarios que me vas dejando. Por supuesto, a los comentarios que solo se dedican a poner "Hola! Me he abierto un blog nuevo, ¿me sigues?" no les haré caso.

2- Como es normal, no todos podemos tener los mismo gustos. Este blog contiene reseñas de libros y, con ellos mi opinión. No todos vamos a pensar igual, por eso pido que respetes la opinión de los demás. Si a ti te encanta un libro y a mi no, lo tengo que decir, pero no permito que se me falte el respeto y tampoco a otros visitantes porque haya dicho algo que no te gusta. Esto es así y hay que aceptarlo, te guste o no.

Y ahora una aclaración:

Leo todos y cada uno de los comentarios que me dejáis, pero si no respondo es porque sois bastantes y me llevaría mucho tiempo hacerlo. Me paso por vuestros blogs diariamente para comentaros en vuestras entradas. Si no me veis, perdón porque os habré saltado sin querer, ya que no puedo estar pendiente de todos, pero intentar, lo intento.

¡A dejarme un lindo comentario! >.<