26 de octubre de 2020

Reseña 'Sanctuary' de V.V. James

6:31 p. m. 2
¡Hola ciudadanos/as! ¿Qué tal estáis? ¿Cómo empezáis la semana? ¡Espero que super bien! Ya estoy de nuevo por aquí para dejaros una nueva reseña en el blog. En esta ocasión os vengo a hablar de Sanctuary de V.V. James, un thriller paranormal autoconclusivo que me ha sorprendido gratamente a la par que me ha enganchado un montón, una lectura que recomiendo para estas fechas sin ningún tipo de dudas. ¿Queréis saber más de él? ¡Podéis seguir leyendo mi opinión aquí debajo!

Título: Sanctuary
Título original: Sanctuary
Trilogía/Saga: No
Autor/a: V.V. James
Traductor/a: Simón Saitó
Editorial: Minotauro
Páginas: 448
Precio: 18,95€
ISBN: 9788445008171

SINOPSIS:

Sanctuary es la ciudad perfecta. . . para esconder un secreto.

Cuando el joven Daniel Whitman muere en una fiesta del instituto, la comunidad queda destrozada. La muerte de la estrella de Sanctuary parece ser un trágico accidente, pero todo el mundo sabe que su ex novia Harper Fenn es hija de una bruja, y ella estaba allí cuando murió.

V.V. James teje una historia fascinante de una ciudad que se rompe en pedazos, y sobre el poder devastador del amor de una madre. ¿Fue la muerte de Daniel un accidente, una venganza o algo aún más siniestro?
En Sanctuary, un pueblo perdido de la mano de Dios, no suele ocurrir grandes cosas. Allí, la vida es bastante normal: la gente sale a trabajar temprano, los perros y sus dueños salen a pasear por los jardines, y los jóvenes del pueblo se reúnen después de las clases. Sin embargo, lo que parece una vida idílica pronto se verá trastocada por un oscuro y misterioso accidente que se llevará la vida del quarterback estrella de Sanctuary. Maggie Knight, la investigadora de policía que llega para estudiar el caso, piensa que todo es producto de un trágico accidente. Pero cuando la principal acusada de asesinar a Daniel Whitman es su ex novia, Harper, hija de la bruja local, tal vez el caso ya no sea un accidente. Lo que la inspectora no sabe es que nadie dará su brazo a torcer con tal de mantener la verdad a flote, ni siquiera aquellos que harán lo que sean para taparla e instalar un manto de apariencia que podría costarle la vida a cualquiera. Nada detendrá a la afligida madre, Abigail, hasta que se haga justicia con su hijo muerto. Y su mejor amiga, Sarah, hará todo lo que esté en su mano para proteger a su hija de las acusaciones. Las dos mujeres comparten un secreto que podría destruir sus vidas y, mientras las acusaciones se suceden, Maggie tendrá que resolver el caso antes de que la investigación se le vaya de las manos... Y la ciudad pierda su condición de refugio.

¿Alguien ha pedido un buen thriller paranormal con un sistema mágico de por medio? Sanctuary es de esos libros que desconoces completamente hasta que la editorial lo anuncia y que, una vez que lo lees, te deja con la boca completamente abierta y preguntándote cómo es posible que sea un libro que no se conozca mucho. Quizás la autora sí te suene, en España llegó hace unos años con la trilogía incompleta de La jaula dorada, pero fueron unos libros que no leí en ningún momento. Y ahora me arrepiento. Ya sabéis que no suelo traer mucho thriller por el blog ya que me cuesta bastante dar con una historia que realmente me enganche y llame la atención pero, ¿un accidente mortal donde la acusada es una bruja? ¡Dámelo todo! No sabía qué esperar del libro ya que, además, no creo que sea correcto decir que este libro es young adult ya que las narradoras principales son mujeres que rondarán los cuarenta años y que, además, son madres. Pero os aseguro que eso no ha influido, en absoluto, en la montaña rusa que ha sido esta historia.


Usando una narración en primera persona, el libro se va a ir desarrollando alrededor de diferentes puntos de vista, teniendo a tres narradoras principales, perfectas para ir metiéndonos en los dos mundos que en esta sociedad colisionan. El libro empieza de manera directa: ha ocurrido un accidente donde ha muerto uno de los chicos más queridos y populares del pueblo, y la acusada es hija de la bruja local. A partir de ahí, la trama va a ir avanzando poco a poco en intentar descubrir qué es lo que ha pasado realmente pero, hasta llegar a la conclusión y esa revelación final, van a ir sucediendo otras disputas que, sin dudarlo, van a complicar mucho más un caso que, de por sí, no es fácil de resolver. Sanctuary es un libro que engancha desde el primer momento sin poder remediarlo, una historia que sabe cómo darte lo necesario para que siempre tengas las ganas de seguir con la historia, descubrir nuevas pistas y, a su vez, una historia que te va metiendo por recovecos mucho más oscuros de los que un principio podrías esperar. Siempre digo que usar una narración, en este caso, a través de tres puntos de vista, ayuda mucho a que la lectura esté en constante movimiento y no sea pausada, pero es que es verdad. Estoy segura que, si Sanctuary hubiera estado contado desde una sola perspectiva, el libro no hubiera sido lo mismo, no hubiera tenido ni tantas emociones, ni tantas sorpresas ni unos giros alucinantes que me dejaban patidifusa, con las teorías por el suelo y teniendo que volver al punto de partida para ver qué es lo que se me ha escapado por el camino. Además, que cada una de estas mujeres que nos van a contar la historia sean diferentes, con sus propias vidas, pensamientos y mundos, ha sido otro acierto por parte de la autora para dejarnos en todo momento en vilo. Por un lado, la trama va a estar caminando en el mundo que nos rodea, el que conocemos. Una sociedad muy actual llena de redes sociales, comentarios hirientes, familias destrozadas, alianzas inesperadas, y donde el tema del instituto va a estar muy presente. Por otro lado, y como he dicho al comienzo, en Sanctuary se nos presenta un segundo mundo donde las brujas existen y, no solo eso, sino que también son un pilar fundamental en la sociedad, con sus propios Consejos, su propia jerarquía y su propio funcionamiento. Tener a una bruja como narradora nos da un soplo de aire fresco cada dos por tres, arrancando de raíz una posible monotonía o falta de originalidad que, afortunadamente, no existe en ningún momento. Es agradable, o al menos a mí me ha gustado mucho, el tener delante dos vertientes que van a dejar momentazos por los que querer seguir con esta lectura, teniendo por un lado traiciones, desconfianzas, planes ocultos y, por otro, hechizos, rituales o un acercamiento a diferentes elementos mágicos que darán a Sanctuary un peso mucho más mayor de cuando se empezó. 


De verdad que todavía me quedo anonadada al pensar en esos tramos de lectura en los que parecía que nada más podría salir mal y, de repente, aparecía en escena un nuevo personaje secundario, o una nueva acción, que lo ponía todo patas arriba, lo revolucionaba todo aún más y te dejaba a ti, descolocada, sin saber hacia dónde tirar ahora. Yo he alucinado un montón, no me esperaba dar con una historia tan adictiva que, además, nos da la oportunidad de ser los ojos de la agente que lleva el caso y poder tener en primer plano todos los avances que se van dando a medida que pasa el tiempo, consiguiendo un thriller paranormal interesante y que volvería a leer de nuevo si quisiera reencontrarme con una historia así. Es un libro rápido de leer, que no aburre, que consigue ser innovador, y que da partes de un conjunto que lo hace sobresalir o destacar de entre otros thrillers similares. La relación que existe entre todas las narradoras y su círculo de amigos o amigas es brutal, siendo otro tablero en un juego donde las reglas ya no existen, donde la venganza y la furia harán que sólo la reina más fuerte quede en pie. Son personajes que ayudan a que Sanctuary sea un libro alucinante, donde el pasado se une a este presente tan desgarrador, donde los secretos ya no estarán tan a salvo, y donde la estrategia será la única arma que necesitarán para limpiar o acusar a una persona. Y, aunque es cierto que su final es un poco anticlimático para toda la tensión, el drama, y la vorágine de emociones que se van a vivir hasta llegar ahí, yo me he quedado con un buen sabor de boca y con muchas ganas de seguir leyendo a la autora en este registro.

Para mí, Sanctuary destaca por tres cosas. La primera, el misterio tan retorcido y tan enrevesado que vamos a tener por delante, un misterio que, hasta el final, no va a dar ningún haz de luz con el que se hace predecible. Es un misterio muy bien formulado e hilado, que incluso te deja pistas ocultas que parecen no ser la gran cosa pero que luego, cuando empiezas a unirlo todo, realmente te das cuenta que todo, absolutamente todo, tiene su importancia. ¡La de veces que me he quedado con los ojos abiertos de la impresión! ¡El montón de giros inesperados que nos vamos a encontrar y que me han puesto los pelos de punta en más de una ocasión! Un misterio muy envolvente que te hacía sentir cada cosa que estaba pasando, como si tu misma estuvieras ahí dentro y formaras parte de este pueblo tan peculiar.


Lo segundo, el sistema o sociedad mágica que se nos presenta. Yo llevo ya una buena temporada en la que me apetece retornar a mi yo de hace diez años, cuando las historias de vampiros, fantasmas, brujas u otros seres sobrenaturales estaban a la orden del día. Decidí leer este libro por una sola palabra: magia. Y vaya decisión más acertada. No solo porque, como ya he dicho, el thriller que tenemos en Sanctuary es muy bueno, sino porque el sistema mágico que hay aquí resulta igual de interesante. Con su propia historia, una que parte desde los famosos juicios de Salem, la realidad se vuelve ficción en este libro cuando sabemos, desde el primer momento, que estas brujas existen y que, además, conviven sin aparentes problemas a nuestro alrededor. Y digo aparentes porque, a la hora de la convivencia, no todo es tan fácil como se intenta hacer ver. Es cierto que este mundo no se muestra muy extenso, tan solo conocemos pate de él gracias a una de las protagonistas del libro, pero lo que nos cuenta a mí me ha convencido sin problemas. Me gusta que se haya creado un Consejo que protege a las brujas de acusaciones falsas, algo que sucede muy a menudo y que deja a estos seres sin ninguna oportunidad de defensa. Es un tanto cruel el hacer que la vida de las brujas tenga que ser con pasos cuidadosos ya que el miedo del resto de la sociedad puede hacer que sea una bruja quién se lleve la culpa de algo que tú has hecho. Que no te crean o no te traten de manera igualitaria solo porque eres capaz de realizar un hechizo o formular un conjuro. Es una pena verlas tan limitadas, pero lo que se nos enseña mola mucho. Me ha gustado conocer su manera de aplicar las leyes, de leer incluso parte de sus estatutos, de interactuar mínimamente con el Consejo, saber su punto de vista y, sobre todo, estar presente en las costumbres que tienen las brujas. En sus rituales, su manera de realizar un conjuro u otro, de intentar invocar algo. Además, existen otras figuras dentro del mundo mágico que también van a estar algo presentes y todo ello hace que incluso diga que no me importaría leer solo un libro enfocado a todo esto. Me parecería muy guay.


Por último, la tercera y última cosa por la que destaca Sanctuary es por un tema bastante actual y muy crudo, como es la defensa y credibilidad de una víctima, especialmente cuando esa víctima es mujer. Sanctuary puede parecer un libro que parte de un accidente o asesinato, eso se va viendo a medida que se avanza en la historia, pero este hecho abre puertas hacia situaciones que generan mucha impotencia y que no esperaba en absoluto ver. No puedo decir qué es porque rompería con parte del misterio, eso os lo dejo a vuestro descubrimiento, pero cuando se desvela un asunto grave en cierto punto de la lectura, que además significa un desequilibrio en el caso que podría cambiarlo todo, mi sangre se heló. Es muy duro ver cómo juzgan y culpan a alguien por el simple hecho de ser mujer, sin darle la oportunidad de que se explique, tachándola de mentirosa por las apariencias; cómo los estereotipos conllevan a crear unos prejuicios con los que es difícil luchar. Como digo, no esperaba hallar, a la hora de leer este libro, una subtrama tan adulta y profunda, que trata temas muy serios y que están hechos para dar visibilidad y concienciar sobre algo que sucede cada día a nuestro alrededor. 


En conclusión, Sanctuary es un thriller paranormal apasionante y adictivo que recomiendo encarecidamente a todo el mundo. Con unos personajes reales y bien formulados, con un misterio que crece por momento gracias a su buena manera de estar hilado, y con un sistema mágico que también guarda sus propios secretos, es un libro que te engancha nada más abrirlo y que, sin dudarlo, te dejará con ganas de leer algo más.

¡Mil gracias a Minotauro por el ejemplar!


6 de octubre de 2020

Conoce 'Cemetery Boys' de Aiden Thomas

6:13 p. m. 2
Aiden Thomas es, actualmente, uno de los autores más vendidos del New York Times con una maestría en escritura creativa del Mills College. Originario de Oakland, California, ahora tiene su hogar en Portland, Oregón. Como queer y chico trans latino, Aiden aboga fuertemente por una representación diversa en todos los medios, de ahí que en todas sus obras se visibilice a diferentes colectivos y situaciones actuales de nuestra sociedad. Los talentos especiales de Aiden incluyen citar The Office, su serie preferida, terminar frases con la muletilla "es mi FAVORITO" y matar arañas. Aiden es conocido por no ser capaz de adivinar los finales de los libros y películas, y organiza sus estanterías por colores.
 

Cemetery Boys es su novela debut, un libro que se introduce dentro del young adult que presenta una historia de fantasía con representación LGTB+, y que se publicó en Estados Unidos el pasado 1 de septiembre con la editorial Swoon Reads. Siendo un libro autoconclusivo que nos introduce en la cultura latina y en la vida de un chico trans, en España se ha anunciado que será la editorial Kakao Books quien lo traduzca y publique en España de cara al próximo 2021, si todo va según lo planeado. El libro, incluso mucho antes de publicarse de manera oficial, ya apareció en diferentes medios y artículos literarios, tales como el Publisher's Weekly, que ya dijo de él que sería uno de los libros más potentes y prometedores de cara a este 2020; Entertainment Weekly, en un artículo en el que se hablaba de la exploración de la identidad latina dentro del YA; incluso en Tor, The Nerd Daily o Paste Magazine, que lo aventuraban con uno de los libros más esperados del 2020.

Pudiendo contar incluso con unas alucinantes ilustraciones de los personajes creadas por el artista Mars Lauderbaugh, las cuales veis aquí arriba, aquellos y aquellas que ya han tenido la suerte de poder leer este debut comentan que "La primera novela de Aiden Thomas no puede dejar de encantar y cautivar a los lectores de todas las edades, aunque los lectores adolescentes invariablemente se identificarán y apreciarán las travesuras y la vulnerabilidad emocional que hacen que cada personaje y escenario sean deliciosamente encantadores." o "Este es un libro para aquellos que buscan verse a sí mismos tan vívidamente, tan maravillosamente en una historia. Esto es para los lectores trans que han sido apartados, incomprendidos, invisibles y a quienes se les ha dicho que no son suficientes.". ¿Te gustaría conocer más de esta historia? ¡Pues aquí tienes la sinopsis!

Yadriel ha convocado a un fantasma y ahora no puede deshacerse de él.

Cuando su familia Latinx tradicional tiene problemas para aceptar su género, Yadriel se decide a demostrar que es un verdadero brujo. Con la ayuda de su prima y mejor amiga Maritza, él mismo realiza el ritual y luego se dispone a encontrar el fantasma de su prima asesinada y liberarlo.

Sin embargo, el fantasma que invoca es en realidad Julian Díaz, el chico malo residente de la escuela, y Julian no está dispuesto a morir silenciosamente. Está decidido a averiguar qué pasó y atar algunos cabos sueltos antes de irse. Sin otra opción, Yadriel acepta ayudar a Julian, para que ambos puedan obtener lo que quieren. Pero cuanto más tiempo pasa Yadriel con Julian, menos quiere dejarlo ir.

 

¿Qué os parece este libro? ¿Os llama la atención?