Reseña 'Requiem' de Lauren Oliver

21 de mayo de 2013

Después de tanto tiempo, por fin he podido leer Requiem. Tenía unas enormes ganas de leer la conclusión de una trilogía de libros que me han llegado mucho y que se han convertido en una de mis trilogías preferidas. He tenido que esperar mis meses para poder leerlo en Español,  pero ha merecido mucho la pena. He de confesar que al principio no quería empezar a leerlo porque sabía que era el final pero, una vez que empecé, no lo dejé en ningún momento, y en un día lo terminé. Antes de entrar en más detalles, os dejo la sinopsis:

AVISO: Si sigues leyendo te encontrarás con spoilers de Delirium y Pandemonium.

Han tratado de acabar con nosotros. Pero todavía estamos aquí. Y cada día somos más. Quizá tengan razón y nuestros sentimientos nos vuelven locos. Tal vez el amor es una enfermedad de la que tendríamos que curarnos. Sin embargo, hemos elegido un camino diferente. Y al final, esa es la mejor cura: ser libres para elegir. Ser libres para elegir... aunque sea equivocadamente.
Lo primero que hay que decir es que, esta vez, Lauren utiliza la narración de la historia desde el punto de vista de dos personajes: Lena y Hana. Ha sido algo novedoso en estos libros, ya que la autora nos ha acostumbrado a conocer el mundo de Delirium desde los ojos de Lena, pero me ha gustado eso de que haya incluido dos puntos de vista, es una forma perfecta para ampliar la historia y conocer algo nuevo: la vida después de la cura. Así pues, tenemos por un lado a Lena, a través de la cual se nos presenta un mundo más devastador de lo que hasta ahora habíamos conocido, viendo como viven la mayoría de los rebeldes, rodeados de peligros y de la muerte, teniendo que sobrevivir en unas condiciones pésimas. Por otro lado tenemos a Hana y con ella observamos mejor cómo es la vida sin sentimientos, un lugar aparentemente seguro y con mucha protección, pero no tan perfecto como se lleva diciendo desde el primer libro.

El que Requiem esté lleno de más acción que los dos libros anteriores, hace que la historia no se haga pesada en ningún momento. Como ya he dicho, me enganchó totalmente en cuanto empecé a leer la primera frase y no lo dejé hasta que terminé el mismo día. El vocabulario de Lauren es exquisito y las citas que va dejando en la narración siguen siendo igual de impresionantes y reflexivas y eso hace que todo lo que escribe sea especial. Requiem es algo diferente a sus sucesores, pues si en Delirium y Pandemonium teníamos esa dosis de momentos entre Lena/Alex o Lena/Julian de los que no parábamos de pedir que salieran más, aquí poco se profundiza en el triángulo amoroso. Hay momentos, sí, pero no son esos que me gustaban y enamoraban tanto. Lauren ha querido que aquí predominen los sentimientos, es donde los personajes empiezan a encontrarse a ellos mismos y a preguntarse si su elección ha sido la correcta.

En Requiem, Lena está en una situación confusa. Ama a Alex, pero no puede negar que siente algo por Julian y, ahora que los dos están cerca, la tensión está más viva que nunca. Por otro lado, la Resistencia ya no está segura en la selva en la que se refugiaban, ya que los reguladores vigilan cada rincón del país con el objetivo de aniquilar a todos los rebeldes. Lena tiene que formar parte de una rebelión que puede cambiarlo todo para siempre.

Lena es un personaje en el que su evolución desde Delirium, ha ido creciendo visiblemente. Ahora es luchadora, no esa niña con miedo que veíamos al principio, ha sacado ese espíritu valiente que tanto reprimía. Es una nueva Lena, ama y, por ello, sería capaz de sacrificarse por el bien de sus seres queridos. Pero todavía tiene una lucha en su interior y el que tenga la mente hecha un lío desde que Alex apareció de nuevo, quizás ha provocado que actúe de otra manera a la que tenía que haber actuado.  

En algunos momentos he odiado a Hana, sobre todo cuando revela uno de sus secretos, el causante de todo y del sufrimiento de Lena. Pero más tarde, cuando Hana ve que su futura vida no es tan perfecta como ella la imaginaba, tanto ella como yo cambiamos y empiezo a entender lo que realmente siente desde Delirium.

Lo que menos me ha gustado de Requiem es que esperaba ver más de otros personajes. Después del final de Pandemonium, necesitaba tener más de Alex, pero este se muestra mucho más distante con Lena y apenas tienen conversación, así que no sale demasiado. Otras de las cosas que no me ha gustado es que queden personajes sin resolver, es decir, hay personajes que salen en la historia y que luego, por circunstancias de la historia, tienen que desaparecer sin decir más tarde su paradero. Me hubiera gustado saber de ellos, como han continuado y como hubieran influenciado en la historia.

Por último, a mí el final de Requiem, en un principio, me decepcionó. Supongo que esperaba que todo quedase aclarado y cerrado, pero Lauren deja un final abierto, a imaginación del lector, dejándonos, eso sí, un poco más claro el camino que elegirá Lena -de ahí que esos personajes de los que he hablado antes queden también abiertos-. Hoy en día puedo decir que estaba equivocada y que no puede haber otro final para esta trilogía pues no se centra en el amor adolescente y en la prohibición de sentirlo, sino en la lucha por los sentimientos.

    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿De verdad? ¿me vas a dejar un comentario? *O* ¡Muchísimas gracias! Eso sí, no puedo dejar que pongas cualquier cosa y, es por ello, que hay unas pautas que se deberían seguir:

1- Permito algún comentario con enlaces a tu blog, pero solo UN COMENTARIO. No vale que me pongas tu blog en todos los comentarios que me vas dejando. Por supuesto, a los comentarios que solo se dedican a poner "Hola! Me he abierto un blog nuevo, ¿me sigues?" no les haré caso.

2- Como es normal, no todos podemos tener los mismo gustos. Este blog contiene reseñas de libros y, con ellos mi opinión. No todos vamos a pensar igual, por eso pido que respetes la opinión de los demás. Si a ti te encanta un libro y a mi no, lo tengo que decir, pero no permito que se me falte el respeto y tampoco a otros visitantes porque haya dicho algo que no te gusta. Esto es así y hay que aceptarlo, te guste o no.

Y ahora una aclaración:

Leo todos y cada uno de los comentarios que me dejáis, pero si no respondo es porque sois bastantes y me llevaría mucho tiempo hacerlo. Me paso por vuestros blogs diariamente para comentaros en vuestras entradas. Si no me veis, perdón porque os habré saltado sin querer, ya que no puedo estar pendiente de todos, pero intentar, lo intento.

¡A dejarme un lindo comentario! >.<